Menu



El Atlético de Madrid sumó hoy tres puntos de oro en la Liga española de fútbol al imponerse por un exiguo 1-0 al Granada con un gol de Antoine Griezmann en un choque tan errático como vibrante.

El tanto del delantero francés, en el minuto 83 de partido, en una jugada de estrategia cuando todo apuntaba a un empate sin goles, rescató dos puntos preciosos para los rojiblancos, después de que el Sevilla no pudiera pasar del 1-1 ante el Leganés.

Con su triunfo de última hora, los dirigidos por Diego Simeone, cuartos, suman ahora 52 unidades, cinco menos que los andaluces, que en la próxima fecha visitan el estadio Vicente Calderón.

Con sevillanos y madrileños inmersos en los octavos de final de la Liga de Campeones -ambos equipos disputarán sus partidos de vuelta la próxima semana-, su lucha en la Liga tomó una nueva dimensión.

Y eso que, con el duelo ante el Bayern Leverkusen en el horizonte, el Atlético no ofreció las mejores sensaciones en su choque con un  Granada que hizo méritos para llevarse algo más.

Ya en la primera parte, no se sintieron cómodos los de Simeone ante los dirigidos por Lucas Alcaraz, que se defendieron bien y sorprendieron de contragolpe en varias ocasiones.

Previsibles e imprecisos, los rojiblancos no dominaron el primer tiempo, por más que Simeone movió piezas constantemente en busca de una fórmula que asentara a su equipo en la cancha.

Pese a ello, Yannick Carrasco conectó un cabezazo a los cinco minutos que se fue fuera por poco. Y su compañero Griezmann lo emuló minutos antes de la pausa, en una falta sacada por el centrocampista belga y rematada por el francés. Luego, el propio Griezmann culminó mal un contraataque que parecía llevar veneno.

Entre medio, el esloveno Jan Oblak sacó una mano salvadora en una falta lanzada por el ghanés Wakaso, que llevaba camino de la red.
Sin goles en los primeros 45 minutos, el descanso dio paso a un segundo tiempo vibrante con continuas ocasiones en uno y otro arco y un ritmo trepidante.

Sin mediocampo en ninguno de los dos equipos, el balón pasó de un área a otra, envenenado. Que no llovieran los goles fue casi un milagro.

Así las cosas, a la hora de partido, Simeone intentó frenar el correcalles en que se había convertido el choque dando entrada al uruguayo José María Giménez en el mediocampo.

Buscaba mayor control el técnico argentino del Atlético y lo logró sólo parcialmente.

Los de Alcaraz perdieron un poco de presencia en el área rojiblanca, pero aun así tiraron alguna contra peligrosa.

Todo parecía indicar que el choque acabaría sin goles cuando, en una jugada de estrategia, Griezmann, que no había tenido su tarde, acabó conectando un cabezazo en el segundo palo que batió al mexicano Ochoa.

El gol del francés les valió a los rojiblancos la victoria, tres puntos y una inyección de moral, justo antes de buscar el pase a cuartos a la Champions ante el Leverkusen.

La derrota dejó al Granada en la penúltima posición y sin Wakaso para la próxima fecha, después que el ghanés viera la roja por doble amarilla justo antes de la conclusión.

FOTO: LA LIGA

LEA TAMBIÉN: Arsenal se recupera y rompe el sueño del Lincoln con una goleada

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo