Menu



El Barcelona se alzó hoy a la cima de la Liga española en solitario al superar por 5-0 al Espanyol con un triplete del argentino Lionel Messi, después de que el Real Madrid cediera otros dos puntos con un inesperado empate ante el Levante.

Aunque el primer tanto de Messi, en el minuto 26 de partido, fue en claro fuera de juego del astro azulgrana, los dirigidos por Ernesto Valverde no desaprovecharon el nuevo tropiezo blanco y se llevaron el derby catalán disputado en el Camp Nou con relativa comodidad.

El propio Messi, en el 35', amplió la ventaja del Barcelona en una jugada personal en la que contó con la colaboración de Jordi Alba. Y en el 66', volvió a hacerlo con otro remate impecable que completó su "hat-trick". El catalán Gerard Piqué anotó el cuarto, en el 87', al rematar de cabeza un saque de esquina de Rakitic y el uruguayo Luis Suárez cerró la cuenta sobre la hora tras asistencia del debutante Ousmane Dembelé.

A la espera de lo que la Real Sociedad haga mañana frente al Deportivo de la Coruña en su duelo por la tercera fecha del campeonato español de fútbol y antes de recibir a la Juventus italiana el martes en el estreno de la Liga de Campeones europea, el

Barcelona reina en la punta de la Liga con 9 puntos producto de sus tres triunfos en otros tantos partidos.

El Sevilla, con siete, ocupa la segunda posición, mientras que Real Sociedad y Leganés suman seis, y Atlético de Madrid, Real Madrid, Levante y Valencia, cinco.

Tras los tropiezos de Real Madrid y Atlético, la cómoda victoria azulgrana evitó mayores debates sobre un juego que continúa generando ciertos interrogantes.

Los goles y la omnipresencia de Messi maquillaron las dificultades del resto del equipo para desequilibrar y las imprecisiones en la construcción de juego.

La buena conducción del croata Ivan Rakitic, brillante en algunas acciones, no fue suficiente para que el Barcelona encontrara, más allá del argentino, alternativas ofensivas.

La banda izquierda apareció a menudo vacía, después de que Valverde decidiera retrasar el debut de Dembelé hasta la segunda parte, cuando ya el duelo estaba medio sentenciado.

De salida, el uruguayo Luis Suárez y el español Gerard Deulofeu acompañaron a Messi en la delantera. Muy centrados el uruguayo y el astro argentino, el extremo izquierdo quedó a merced de alguna subida de Alba, que tampoco se prodigó.

En una de sus subidas, el internacional español habilitó a Messi para que anotara el segundo tanto azulgrana tras una acción personal del 10 que, después de perder el balón en el área grande, acompañó la jugada para recibir de nuevo de Alba y batir a Pau López con la derecha casi cayéndose en el área chica.

Diez minutos antes, el astro argentino ya había abierto el marcador con un gran gol en fuera de juego, que el árbitro no apreció.

Messi y Suárez, que se buscaron constantemente, contaron aún con alguna oportunidad más para ampliar la ventaja azulgrana, antes de que el también argentino Pablo Piatti enviara al palo la mejor ocasión del Espanyol antes de la pausa.

Tras la reanudación, los dirigidos por Quique Sánchez Flores gozaron de otro par de remates para recortar distancias y poner en aprietos a un Barcelona que no cerró el derby hasta que Messi se lo propuso.

Fue superada la hora de partido y justo antes de que Dembelé se estrenara con la camiseta azulgrana ante su nueva hinchada.

El último y más rutilante fichaje del Barcelona vio desde la banda cómo Suárez y Messi se asociaban de nuevo, Alba hacía de asistente y el astro argentino batía por tercera vez a Pau López con un disparo seco desde cerca de punto de penal.

Con el triunfo asegurado, Valverde se permitió el estreno del delantero galo -que remplazó a Deulofeu- y el recambio de Sergio Busquets y de Andrés Iniesta, sustituidos por el brasileño Paulinho y el portugués André Gomes tras su buen partido.
Piqué, con un cabezazo inapelable a un córner sacado por Rakitic, y Suárez, tras un gran envío de Dembelé, que tuvo el estreno soñado, completaron un triunfo que castigó en exceso al Espanyol.

Justo antes de recibir a la Juventus, el triplete de Messi, la goleada al rival ciudadano y los cuatro puntos de ventaja sobre el Real Madrid no evitaron que la hinchada pidiera, al final, la dimisión del presidente Josep Maria Bartomeu.

LEA TAMBIÉN: Higuaín y Dybala mantienen invicta a la Juve con un 3-0 ante Chievo

 

e-max.it: your social media marketing partner
Tagged under: Barcelona, Messi Espanyol,
Encuentro Deportivo