Menu



El Betis festejó el día de los Reyes Magos regalando a su sufrida hinchada una espectacular victoria por 5-3 ante el Sevilla en el siempre emocionante y disputado derby hispalense.

Cinco goles necesitaron los dirigidos por Quique Setién para llevarse el clásico andaluz de la Liga española de fútbol, un alocado y emocionantísimo duelo que los béticos conquistaron al galope y con mucho gol.

Tras años de caer en el derby, el Betis se reivindicó de la mejor manera en el choque por la decimoctava fecha y, con los tantos de Fabián Ruiz (1'), Zouhair Feddal (21'), Riza Durmisi (63'), Sergio León (65') y Christian Tello (95'), dejó noqueado a un Sevilla que quiso y no pudo ganar.  

Los goles de Ben Yedder (13'), Simon Kjaer (40') y Clement Lenglet (67') no fueron suficientes para los sevillistas atajaran su crisis y, con un triunfo, superaran provisionalmente al Real Madrid.

Ni el empuje del Estadio Sánchez Pizjuán ni el estreno liguero del italiano Vincenzo Montella sirvió para que sus hombres acabaran de remontar el vuelo y animaran a un Sevilla que despidió al argentino Eduardo Berizzo después de que el equipo sumara tres reveses consecutivos.

Tal y como había adelantado Quique Setién, hoy ausente en el banco por sanción, el Betis aprovechó las falencias de un equipo que aún no tiene claro a lo que juega y que sobrecargó a Éver Banega con demasiadas funciones.

El argentino fue el dueño del mediocampo en la primera parte, cuando los sevillistas lograron sobreponerse al más que tempranero gol de Fabián, anotado en un fulgurante contragolpe bético cuando ni siquiera se había disputado un minuto de partido, y al que más tarde marcó Feddal, igualando por dos veces.

Ben Yedder, al cuarto de hora del derby, y Simon Kjaer, al filo de la pausa, aprovecharon las falencias defensivas de un Betis que recibió todos los goles de la misma manera: tras un saque de falta mal defendido.

El empate al descanso, tras 45 de minutos de un juego trepidante, lanzado al ataque, auguraba una segunda parte igual de disputada, tensa e interesante.

Fue así, aunque los dirigidos por Setién, en un minuto brillante, pusieran al Sevilla contra las cuerdas.

Superada la hora de partido, en poco más de sesenta segundos, y en otros dos veloces contraataques culminados de manera impecable por Durmisi y Sergio León, el Betis pareció sentenciar el duelo: 4-2.  

Montella se desesperaba en la banda al ver cómo los suyos habían perdido por completo el control del juego, superado como estaba Banega por todo lo que tenía que hacer sin que nadie acudiera en su ayuda.

Cuando peor estaba, sin embargo, el conjunto sevillista aprovechó de nuevo un despiste defensivo de sus rivales ciudadanos en el saque de otra falta para recortar distancias por medio de Lenglet. 

El tanto devolvió la tensión al duelo y al ánimo a la hinchada sevillista, acostumbrada los últimos años a salir triunfadora del derby hispalense. 

Pero la esperanza de la afición se fue desvaneciendo al ver cómo su equipo era incapaz de encontrar otras vías con las que hacer daño al Betis. En el cuarto de hora final, los cambios ordenados por Montella no surtieron mayor efecto.

El espectacular triunfo ascendió al Betis hasta la octava posición, mientras que el Sevilla se mantuvo en la quinta con 29 puntos y mañana podría ser superado por el Villarreal.

Lea también: Agüero rescata al Manchester City en la Copa Inglesa

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo