Menu



El Atlético Nacional de Colombia venció por 4-1 al Chapecoense y se coronó campeón de la Recopa Sudamericana en un simbólico encuentro que materializó lo aplazado hace cinco meses por la tragedia aérea que sufrió el club brasileño.

El choque que enfrentó a los campeones de la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana, respectivamente, se definió a favor del cuadro de Medellín, que había caído en el juego de ida en Chapecó por 2-1, con las dupletas de Dayro Moreno y Andrés Ibargüen. Para el "Chape" marcó Túlio de Melo.

A escasos segundos del pitazo inicial, los dirigidos por Vágner Mancini, a quienes les fue otorgada la Sudamericana como sugerencia del Nacional, cedieron terreno dejando solo a Moreno, quien venció fácilmente al portero Artur en un arranque desde la mitad de la cancha.

Casi 35.000 espectadores llenaron este miércoles el estadio Atanasio Girardot de Medellín, donde en noviembre se gritó al unísono "Vamos Chape" en el sentido homenaje que la ciudad le ofreció al equipo brasileño y a las 71 víctimas mortales del accidente.

Después del primer gol, el cuadro de Chapecó se replegó en su media cancha y frustró en más de cinco oportunidades las intenciones del equipo manejado por Reinaldo Rueda, que llegó con cierta facilidad por el costado izquierdo.

La insistencia de los locales dio frutos al minuto 30 por intermedio de Ibargüen, quien tras un rebote remató con fuerza por la mitad y lanzó la pelota al fondo de la red brasileña.

Lea También: Nacional y Chapecoense definen la Recopa en duelo lleno de simbolismo

Para el segundo tiempo, Nacional perdió por momentos el control de la pelota y se vio desordenado frente a un Chapecoense dispuesto a dar la pelea con peligrosas llegadas de Arthur que pusieron a prueba al portero argentino Franco Armani.

En el minuto 67, Moreno marcó de cabezazo el tercero de Nacional en una jugada colectiva que desarmó a la barrera defensiva de los brasileños. Ibargüen también repitió 13 minutos después con una definición que prendió la fiesta en Medellín.

Faltando ocho minutos para el pitazo final, Túlio marcó para el Chapecoense, cuya escasa hinchada fue apoyada y aplaudida en un gesto de hermandad por la del Nacional. Los visitantes terminaron con 10 jugadores tras la expulsión de Andrei Girotto por acumulación de tarjetas amarillas.

Ambos equipos cumplieron así el fallido encuentro que los hizo hermanos el 28 de noviembre, cuando el avión en el que viajaba el "Chape" chocó contra un cerro poco antes de aterrizar en Colombia. 

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo