Menu



Boca Juniors, líder en las posiciones del torneo argentino, recibirá mañana a River Plate, que pretende acortar la diferencia de siete puntos que le lleva su histórico rival, en un "superclásico" que resulta decisivo para ambos en el tramo final del certamen.

"Es un partido que hay que ganar por todo lo que significa. La importancia del 'superclásico' es muy grande", reconoció Guillermo Barros Schelotto, el entrenador de Boca, que suma 49 puntos en el campeonato.

"Vamos a ir a ganar a la cancha de Boca. Será fundamental para seguir teniendo aspiraciones en el torneo", anunció, por su parte, Marcelo Gallardo, el entrenador de River, que este miércoles consiguió su clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores dos fechas antes de finalizar la fase de grupos.

Más de un millar de policías custodiarán el partido, al que no podrán concurrir los aficionados de River. En los últimos días, además, la Justicia ratificó una medida del Gobierno argentino que impide ingresar al estadio a los líderes de "La Doce", como se denomina a la barra brava de Boca, por sus violentos antecedentes.

Boca bajó su rendimiento en los últimos cuatro partidos, en los que perdió seis de las doce unidades en juego. En la última jornada, sin embargo, logró estirar a cuatro la diferencia de puntos con su escolta, Newell's, pero vio acercarse a siete equipos a una distancia de siete puntos, entre ellos River, que además tiene un encuentro pendiente.

"Con respecto a la tabla, ganemos, empatemos o perdamos vamos a seguir punteros", expresó Barros Schelotto, que este jueves recibió la visita en el entrenamiento del jefe de Estado argentino, Mauricio Macri, simpatizante y ex presidente "xeneize".

Barros Schelotto encendió la polémica en los últimos días cuando dijo que su equipo lleva casi un año sin ser favorecido con un penal. La declaración provocó la reacción crítica de River y la respuesta del árbitro del encuentro, Patricio Lousteau: "Desarrollo mi estrategia en base a lo que creo que el partido necesita de mí, no en base a las opiniones", dijo.

Lea También: Godoy Cruz vence a San Martín en primer clásico del fútbol argentino

El capitán y volante de Boca, Fernando Gago, se recuperó de una lesión y estará entre los titulares.

Un traspié en el "superclásico", el número 199 en la historia del duelo, podría costar caro a Boca en la recta final del certamen, al tiempo que haría crecer a River, que irá a la "Bombonera" con el equipo ideal luego de recuperarse el mediocampista Ignacio Fernández tras un desgarro en el bíceps femoral izquierdo.

"Nacho" Fernández regresará al "millonario" en lugar del uruguayo Rodrigo Mora, quien fue titular en la goleada 4-1 como local ante Temperley del domingo último.

River suma 42 unidades en el torneo, a siete unidades de Boca pero con un partido postergado ante Atlético Tucumán que se disputará en junio.

Tras disputarse el "superclásico" de mañana, correspondiente a la fecha 24, quedarán sólo seis partidos para finalizar el torneo.

Será el superclásico 199 de la historia en la era profesional. Boca tiene una diferencia a favor de diez encuentros, producto de 73 victorias, 62 empates y 63 derrotas. Por torneos locales, River no le gana a su eterno rival desde hace cinco partidos. La última vez fue en el Torneo Final 2014 y en La Bombonera.

El duelo entre Boca y River forma parte de la denominada "fecha de los clásicos". Entre ellos destacan mañana el Independiente-Racing, el Newell's-Rosario Central y el Colón-Unión de Santa Fé.

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo