Menu



River Plate cerró un semestre difícil con un gran festejo al consagrarse campeón de la Copa Argentina de fútbol tras derrotar por 2-1 a Atlético Tucumán en la final jugada en el estadio Islas Malvinas de la ciudad de Mendoza.

Ignacio Scocco abrió la cuenta a los 10 minutos, pero dos minutos más tarde Atlético Tucumán consiguió el empate provisorio con un gol de Luis Rodríguez. River fue superior al rival y demostró su jerarquía, pero le costó marcar la diferencia.

Tras el descanso, el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo regresó decidido a buscar la victoria e Ignacio Fernández anotó el segundo a los 48'.

River sostuvo la diferencia con algunas dificultades hasta el final, para sellar así el triunfo que revalidó el título que ya había ganado en 2016 y poner fin al sueño de Atlético Tucumán de conquistar su primer título nacional.

River mostró altibajos, con algunos problemas en la defensa pero con un mejor juego asociado, y jugó obligado a ganar para poner fin al derrumbe futbolístico que registra este semestre. El bajón deportivo le costó la eliminación en semifinales de la Copa Libertadores, su máximo objetivo para este año, y cinco derrotas en los últimos seis partidos por la Superliga argentina, entre ellas una muy dura de local ante su archirrival Boca Juniors, el líder del certamen.

"Es un alegría cerrar el año de esta manera después de lo que vivimos. No iba a ser fácil después de todo lo que pasamos y había que seguir, había que pararse. Fue duro, pero nos propusimos siempre objetivos muy marcados, muy altos. A veces te da, a veces no te da. Jugamos dos copas, en una nos quedamos en semifinales, que era la más importante. Pero esta la ganamos", destacó Gallardo tras levantar la copa junto al plantel.

El técnico compartió la celebración con sus dirigidos, que reconocieron el valor de haber ganado la Copa Argentina, que de a poco suma jerarquía en el mundo futbolístico local.

"El último mes y medio no estábamos pasando un gran momento, pero sabíamos que teníamos posibilidad de ganar una nueva copa. Nosotros sabíamos la importancia que tenía y la jugamos como la teníamos que jugar. El equipo hizo un buen partido", sentenció Enzo Pérez, que regresó hoy al plantel tras recuperarse de un desgarro en muy pocos días.

Pérez subrayó que el nuevo título "cura un poco la herida de no haber podido llegar a la final de la Copa (Libertadores)". "Fue muy duro, pero no podemos seguir metiéndonos cosas negativas en la cabeza. hoy era obligatorio ganar la Copa porque esta camiseta representa muchas cosas", sostuvo.

En el mismo sentido se manifestó Scocco, autor del primer gol: "Necesitábamos terminar el semestre con un campeonato porque hicimos un desgaste muy grande, lo de la Libertadores fue un golpe muy duro". "Sufrimos hasta lo último, pero nos vamos muy contentos", aseguró el goleador.

Ahora, el flamante campeón de la Copa Argentina dirimirá a inicios de 2018 la Supercopa Argentina con el último ganador del torneo de liga local, Boca Juniors, en una nueva versión del "superclásico" por un título que hasta ahora ninguno de los dos grandes pudo ganar.

LEA TAMBIÉN:  El Toronto FC se proclama campeón de la MLS

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo