Menu



El museo de la FIFA en Zúrich, que ya ha recortado efectivos desde su apertura hace casi un año, va a suprimir otros 36 puestos adicionales antes de junio, aunque el recinto, un proyecto del expresidente Sepp Blatter, no va a cerrarse, indicó este martes su actual director.

En total, de ahora al mes de junio, “51 puestos a tiempo completo sobre 106 habrán sido suprimidos desde la apertura” del museo, indicó su director Marc Caprez, que sustituyó a Stefan Jost en octubre pasado.

“No, el museo no está luchando por su supervivencia”, añadió el responsable, desmintiendo informaciones en los últimos meses que hablaban de que la FIFA había tomado la decisión de cerrar la instalación, debido al déficit que acumula y a unos resultados inferiores a los esperados.

El museo, cuya construcción había sido impulsada por Sepp Blatter, expresidente de la instancia, fue inaugurado el pasado mes de febrero por el nuevo presidente Gianni Infantino, un día después de su elección.

El museo, que cuenta con tres pisos y 3.000 metros cuadrados, recibió desde su apertura una media de 11.000 visitas al mes, menos de la mitad previsto por la FIFA (250.000 en 2018).

Los 36 empleados que serán despedidos pertenecen al servicio de restauración, que la dirección del museo va a confiar a un prestatario exterior.

“La FIFA creó a finales de 2016 un grupo de trabajo (presidido por el exfutbolista croata Zvonimir Boban) para desarrollar un nuevo modelo de funcionamiento que garantice la estabilidad financiera”, recordó Caprez, precisando que los resultados de este trabajo se comunicarán cuando estén establecidos.

Lea también: El Borussia Dortmund prorroga el contrato de Castro hasta 2020

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo