Menu



Contrariado por un inesperado tropiezo liguero tras su histórica remontada en el fútbol europeo, el Barcelona regresará mañana a la Liga española con el objetivo de lograr un victoria ante el Valencia que le permita seguir peleando por la cima con el Real Madrid.

Los azulgrana cedieron la punta en la pasada fecha al caer ante el Deportivo de La Coruña en el estadio de Riazor y, una semana después, confían en recuperar la senda del triunfo al calor del Camp Nou. 

A la espera de lo que el Real Madrid haga hoy en la cancha del Athletic de Bilbao, los blancos comandan la Liga con 62 puntos, dos más que el Barcelona, y cinco más que el Sevilla, que también mañana visita al Atlético de Madrid, en el otro gran duelo de la vigesimoctava fecha. Será un nuevo cara a cara entre los técnicos argentinos Jorge Sampaoli y Diego Simeone.

"Salir o no líder antes del parón de selecciones no tienen ninguna importancia. El objetivo es ganar los tres puntos y ser mejor que el rival", afirmó hoy Luis Enrique, entrenador del Barcelona.

"El Valencia nos va a meter en dificultades no sólo por su juego directo sino también por el asociativo; siempre fue un rival complejo, independientemente de que su situación en la Liga no sea la mejor", prosiguió el técnico español.

Tras una temporada desastrosa, con varios cambios de entrenador incluidos, el Valencia ocupa la decimotercera posición de la tabla, muy lejos de los puestos que solía frecuentar.

Sus resultados han mejorado desde que Voro asumió de nuevo el mando del equipo "por responsabilidad y compromiso con el club", pero el balance de su equipo fuera de casa explica parte de su situación: ocho derrotas, tres empates y tres victorias en 14 partidos.

"Vamos al Camp Nou con la intención de competir al máximo y la ilusión de hacer un partido bonito en un gran escenario", avisó Voro.

"No vamos con miedo, aunque el Barcelona sea siempre peligroso, más en su casa y luchando por la Liga; ofensivamente, es letal", añadió.

El Valencia, no obstante, arrancó una victoria del Camp Nou la temporada pasada y, en la presente, en Mestalla, le complicó la vida hasta el último suspiro a los de Luis Enrique, que se impusieron por 3-2 con un gol en el tiempo añadido de Lionel Messi. 

Lea También: “Es difícil prescindir del mejor”, señala Luis Enrique sobre Messi

Tras unos partidos en los que no brilló, los azulgrana esperan que el astro argentino recupere su mejor versión mañana y lidere una victoria que parece imprescindible para seguir luchando por la Liga. 

Lo mismo le sucede al Sevilla, si quiere continuar en la pelea con Real Madrid y Barcelona, e impedir que el Atlético le recorte aun más distancia en su camino hacia la tercera posición.

No es pequeño el reto para un equipo recién eliminado de la Champions, que tendrá como rival a otro que recién se clasificó, de manera solvente, para la siguiente instancia de la misma competición.

Tras tropezar en la pasada fecha en la Liga -empate ante el débil Leganés- y caer ante el Leicester en el torneo continental, los dirigidos por Sampaoli deberán demostrar que ya se recompusieron para seguir luchando por la competición doméstica, la única que les queda.

"Para nosotros es un partido trascendente: después de la eliminación, esto es un partido definitorio, también para un rival que viene encumbrado", asumió hoy Sampaoli.

"Creo que hicimos una muy buena Champions en lo futbolístico, no fuimos superados por el otro equipo, fueron detalles, no creo que fuera un fracaso futbolístico", añadió el técnico argentino. 

"El Atlético de Madrid es un equipo complicado, que va a querer recuperar el terreno que le hemos sacado en ventaja", prosiguió.

Cinco puntos separan ahora a los dirigidos por Simeone (52) de un Sevilla (57) "frustrado" por su revés europeo.

"Nos enfrentamos a un equipo que, sobre todo en Liga, está haciendo una temporada muy regular y al que encontramos peleando en los puestos de arriba, así que intentaremos llevar el partido a donde nos haga sentir más cómodos", afirmó, sin embargo, Simeone, que recupera para su lista a José María Giménez, Gabi y Kevin Gameiro.

El entrenador argentino del Atlético tendrá que elegir al acompañante en ataque del francés Antoine Griezmann entre Gameiro y Fernando Torres, con quien dijo no tener "absolutamente nada", pese a que no lo hizo jugar en Champions tras mandarlo a calentar.

"No tengo absolutamente nada con nadie, porque si no parecería que tengo un problema con cada jugador que no ponga", señaló Simeone. "Siempre busco, más allá de que me equivoque o no, lo mejor que le puede hacer al equipo y a los objetivos que tiene el club".

La jornada de domingo de la Liga se completará con el Leganés-Málaga, el duelo gallego entre Deportivo y Celta, y el Sporting-Granada.

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo