Menu



El Real Madrid visitará mañana al Celta de Vigo en busca de un triunfo que le permita dar el penúltimo paso hacia el título de la Liga española de fútbol antes de jugárselo todo en la jornada final del domingo.


Media corona está en juego. Al equipo de Zinedine Zidane le faltan cuatro puntos en los dos partidos que le restan por disputar para proclamarse nuevo campeón y eliminar las opciones del Barcelona. Primero está su visita a Vigo y el domingo finalizará en campo del Málaga.
El encuentro de Balaídos, aplazado en su día por problemas de seguridad en el estadio tras un temporal, nace con un Real Madrid lanzado y las dudas sobre qué Celta se verá: si el equipo que eliminó a los blancos de la Copa del Rey y ganó al Barcelona en la Liga española, o al conjunto que acumuló cinco derrotas consecutivas en el torneo nacional.

Vea también: El regreso de Chivas: de pelear el descenso al sueño del doblete
El equipo de Eduardo Berizzo se abandonó en este tramo final de temporada y puso todo su empeño en la Liga Europa. Fue eliminado en semifinales por el Manchester United en una serie en la que el Celta tuvo opciones hasta el último segundo. Pero todo Vigo lloró la eliminación y el equipo todavía se lame las heridas.
Ahora le queda apelar a su orgullo e intentar darle una alegría a su afición. A ello se refirió hoy Berizzo, cuando declaró: "Que el Madrid se juegue la liga es un dato que construye el partido, pero a nosotros nos exige una gran actuación. Es un partido para jugar en comunión con la grada ante un rival muy en forma".
La motivación del Real Madrid ya se le presupone al conjunto blanco, que tiene por delante tres partidos para intentar conquistar un histórico doblete -Liga española y Copa de Europa- que no logra desde 1958.
"Estamos preparados. Nos quedan dos finales y se acabó la Liga. Físicamente estamos muy bien y que empiece el partido de mañana", deseó Zidane, cuyo equipo se medirá el 3 de junio a la Juventus de Turín en la final de la Liga de Campeones.
El conjunto blanco contará mañana con las ausencias de James Rodríguez, Gareth Bale y Dani Carvajal, pero su técnico tendrá a su disposición a un enorme arsenal. La cuestión es ver si el francés apostará por su equipo más titular o si mezclará a los más habituales con jugadores que tan bien compitieron durante los últimos meses.
Lo más probable es que Zidane recurra a su equipo más titular, más la inclusión de Isco en el centro del campo. El conjunto que eliminó al Alético de Madrid en semifinales de la Liga de Campeones. La delantera quedaría para Karim Benzema y un Cristiano Ronaldo en plena forma.
Es la penúltima oportunidad que tiene el Barcelona de pelear por la Liga española. Si los blancos caen en Balaídos, los azulgrana pasarán a depender de sí mismos en la última jornada, en la que el Barcelona recibe al Eibar y el Real Madrid visita al Málga.
Pero si el Real Madrid puntúa mañana, seguirá dependiendo de sí mismo para la cita definitiva del domingo. Vigo aparece como el primer juez para el título de la Liga española.

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo