Menu



La selección francesa de fútbol derrotó hoy como local 3-2 a Inglaterra en un partido amistoso que estuvo cargado de emoción dentro y fuera de la cancha.

El delantero Harry Kane abrió el marcador para un equipo inglés que no salió a especular. Corrían apenas nueve minutos del primer tiempo y los de Gareth Southgate demostraban que intentan ser un equipo más ofensivo y vistoso.

El local empató 13 minutos más tarde con el defensor Samuel Umtiti. La señal ya era clara: el partido iba a ser de ida y vuelta, sin demasiados reparos. Al buen juego inglés Francia respondía con músculo y empuje.

El segundo gol llego así, cuando Djibril Sidibe recogió el rebote de un disparo de Ousmane Dembelé y puso el 2-1 a los 43 minutos del primer tiempo.

Ya en la etapa complementaria, con el local jugando con uno menos tras la expulsión del defensor Raphael Varane, Kane anotó un segundo gol de penal a los 48 minutos.

La respuesta llegó a menos de diez minutos del final, con una buena triangulación que finalizó en un remate cruzado de Dembele para poner el 3-2 definitivo.

Los equipos saltaron a la cancha con la canción "Don't Look Back In Anger" de Oasis, que fue interpretada por los músicos y el coro de la guardia republicana de la presidencia francesa, en homenaje a las víctimas de los recientes atentados en Mánchester y Londres.

Posteriormente, los aficionados franceses entonaron el himno inglés junto a los hinchas británicos, en otro emotivo gesto.

El partido, que contó con la presencia del presidente francés Emmanuel Macron y de la primera ministra británica Theresa May, se jugó bajo estrictas medidas de seguridad, con cerca de 1.100 policías vigilando el estadio y sus inmediaciones.

FOTO: FIFA.COM

LEA TAMBIÉN: Chile cae 3-2 ante Rumania en previa a la Copa Confederaciones

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo