Menu



El Toluca empató como local 2-2 y perdió en penales por 3-0 frente al Monarcas Morelia por los octavos de final del torneo de copa en México, después de desperdiciar una ventaja de dos goles y sufrir la expulsión de tres jugadores, incluido su portero, en apenas un minuto.

Los "diablos rojos", como se le conoce al Toluca en México, quedaron así eliminados en la noche del miércoles de la Copa MX en una tanda de penales donde tuvieron que recurrir a un jugador de cancha para suplir la ausencia de su arquero.

Monarcas Morelia acertó sus tres tiros y, gracias a que su guardameta, el uruguayo Sebastián Sosa, atajó todos los penales de sus rivales, los visitantes avanzaron sin problema a la siguiente fase. 

Después de verse abajo en el marcador por 2-0 a la media hora de partido, Monarcas logró empatar a 25 minutos del final. Pero fue durante el minuto 82 que todo empezó a desmoronarse para los locales. 

El mediocampista argentino Jesús Méndez cometió una falta en la que fue amonestado por el árbitro, Miguel Ángel Flores. Al ser la segunda tarjeta amarilla, el jugador se fue expulsado. Pero los jugadores del Toluca protestaron enérgicamente. 

En menos de un minuto, Alfredo Talavera, el portero toluqueño, también fue expulsado por sus reclamaciones. A continuación, el delantero argentino Enrique Triverio, que había anotado el 1-0 parcial, empujó al árbitro y vio la tarjeta roja. 

Toluca se quedó así con ocho jugadores y sin su entrenador Hernán Cristante, que entró al terreno de juego a calmar a sus jugadores y también se fue a los vestuarios.

Lea También: Tijuana elimina al América de La Volpe en la Copa MX

El problema para Cristante fue que, al no tener más cambios, y con Talavera expulsado, tuvo que poner a un jugador de campo a defender su portería.

Fue el mexicano Carlos Esquivel quien asumió la responsabilidad. "Talavera me dijo que me pusiera (de portero) y ya ni modo, en los entrenamientos juego a veces ahí, teníamos que tomar una decisión rápida y a mí me tocó", declaró el jugador después del partido.

Esquivel, que había anotado el segundo gol del Toluca, realizó dos atajadas en los minutos finales de partido, que resolvió de manera poco ortodoxa pero efectiva.

Ya en la tanda de los penales, Esquivel estuvo a punto de atajar el primero de la serie, pero el jugador dijo que su estatura le impidió llegar al balón.

El diario "Esto", el más antiguo en cuestión de deportes en México, mencionó que había sido una noche "diabólica" para Toluca, jugando con el apodo del equipo. El periódico "Récord", por su parte, tituló "Tres tristes diablos", en referencia a las expulsiones. 

Esquivel se dio tiempo de bromear, diciendo que había sido todo un "Campitos", en referencia al portero Jorge Campos, que además de su calidad como portero fue también un destacado delantero de la liga mexicana.

Con respecto al arbitraje, Esquivel fue el más sensato de su equipo. "Hay que dejar de lado eso, nosotros dejamos de hacer cosas, nos pusimos en ventaja, nos confiamos y al final perdimos, no queda otra que levantar la cabeza", expresó. 

En cambio, Talavera declaró después del partido que el juez central estaba "loco" y que el arbitraje "va de mal en peor", lo cual le podría costar una sanción más amplia.

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo