Menu



Las Chivas de Guadalajara y los Tigres disputarán esta semana una final inédita por el título de la Liga mexicana de fútbol con los papeles invertidos: es el conjunto felino quien llega como gran favorito por encima de uno de los clubes más ganadores y populares del país.

Tigres es el actual campeón liguero y defenderá el cetro en la final, la cuarta que juega de las últimas seis. Busca ser el tercer equipo en conseguir un bicampeonato en torneos cortos después de Pumas y León. 

Después de muchos altibajos en el semestre, los dirigidos por el brasileño Ricardo "Tuca" Ferretti se clasificaron a la Liguilla en la última fecha de la fase regular y a partir de entonces mostraron su verdadero poderío.

"Muchos no nos quieren aquí (en la liguilla), pero estamos. Empezamos mal, pero tenemos tantas oportunidades como los otros siete (equipos)", declaró en su momento Ferretti.

Sus dirigidos ganaron los cuatro partidos de playoffs que han disputado hasta ahora. En cuartos de final, barrieron a su clásico rival, Rayados de Monterrey, por un global de 6-1 y despacharon en semifinales al líder de la competición, Xolos de Tijuana, por 4-0.

"El rol de favoritos nos lo hemos ido ganando, nunca lo dijimos, vamos demostrando partido a partido que les va a costar muchísimo superarnos", manifestó  ante los medios el mediocampista mexicano de Tigres, Javier Aquino, después de la clasificación a la final.

En Tigres, el jugador más destacado es el francés André-Pierre Gignac. El ex atacante del Olympique de Marsella tiene 14 anotaciones en 18 partidos de playoffs y suma diez goles en los últimos nueve encuentros.

Pero su verdadera fortaleza es la solidez del equipo. Recibió apenas un gol en estas finales y realizó diez. Cuando Gignac no anotó, los mexicanos Jesús Dueñas y Jürgen Damm, así como Aquino y el argentino Lucas Zelarayán, se hicieron presentes.

Las actuaciones y los números ponen a los felinos como favoritos a pesar de que enfrente tendrán a las Chivas, el segundo más ganador del país, que busca en este torneo empatar en títulos a su clásico rival, el América, con 12 coronas.

Lea También: Tigres derrota a Xolos y defenderá su título en la final de la Liga MX

El otrora llamado "Campeonísimo" llegó a su primera final desde 2006, después de pasar varios años coqueteando con el descenso. Han ganado tres ligas en los últimos 30 años, una cada década (1987, 1996, 2006), la misma cantidad que Tigres suma desde 2011.

"El protagonismo lo tenía (Chivas) por historia. Hoy lo está teniendo por resultados", aseguró su entrenador, el argentino Matías Almeyda. "Cuando llegué y dije la frase ('despertamos al gigante') sonó hasta como broma, pero yo vine con las convicciones claras", añadió.

Pero los de Guadalajara han tenido un camino diferente a su rival en los playoffs. La epidemia de lesiones ha mermado de manera significativa al conjunto dirigido por Almeyda.

A las bajas de Isaac Brizuela y Carlos Cisneros, ambos titulares, se sumaron otras durante las finales, como las de Jair Pereira y Carlos Salcido, la pareja en la defensa central, así como el mediocampista Carlos Fierro y el delantero Ángel Zaldívar.

Tanto en cuartos como en semifinales, Chivas avanzó gracias a su posición en la tabla después de empatar en el global ante Atlas y Toluca, respectivamente. Suma un triunfo, dos empates y una derrota en la actual liguilla, con tres goles a favor y tres en contra.

Los pupilos de Almeyda buscan el "doblete". El mes pasado ganaron la Copa MX, un torneo que obtuvieron dos veces en los últimos años y donde han llegado a la final en cuatro ocasiones de las últimas cinco ediciones.

El impulso en estos playoffs parecería favorecer a Tigres. Pero Chivas, como advirtió Aquino, "es un equipo grande".

e-max.it: your social media marketing partner
Tagged under: Tigres, Liga MX, Chivas
Encuentro Deportivo