Menu



  • Categoría: Fútbol Mexicano

 

La final del fútbol mexicano entre Chivas y Tigres se disputará también en el terreno táctico entre dos técnicos con orígenes similares y una dispareja experiencia en la Liga MX: la frescura del argentino Matías Almeyda y la veteranía del brasileño Ricardo "Tuca" Ferretti.


El primero llegó en 2015 para salvar a Chivas del descenso y ahora, además de ganar un par de copas locales, busca llevarlos a lo más alto de la liga. El segundo, en cambio, tiene 26 años ininterrumpidos en los banquillos y es uno de los más ganadores del país.
Ambos técnicos han intercambiado elogios cuando han tenido la oportunidad. "Es un maestro, es un genio", declaró Almeyda sobre Ferretti esta semana a la cadena "ESPN".

Vea también: Jafet Soto negocia incorporación de César de la Peña
"La última vez que me crucé con él, le pedí tomarnos un café, para hablar de fútbol. Son los que marcan el camino para saber cómo hay que hacer para mantenerse y tener seriedad", añadió.
"Desde que Almeyda está en Chivas, el equipo ha progresado", dijo a principios de marzo Ferretti, en la previa del choque entre sus respectivos equipos por el torneo regular. "Es agradable lo que están viviendo", dijo, además de elogiar su trabajo en divisiones inferiores.
Almeyda llegó en septiembre de 2015 para suplir al mexicano José Manuel de la Torre en Chivas. A dos posiciones del descenso, hecho inédito para los de Guadalajara, la presión para el argentino no era desconocida.
El ex centrocampista de Lazio e Inter de Milán colgó los botines en 2011 e inmediatamente inició su carrera como entrenador en el club argentino River Plate, donde jugó sus últimos años y que había descendido por primera vez en su historia.
En su breve carrera como entrenador, llevó a River y a Banfield a la máxima categoría como campeón del ascenso en Argentina. El currículum de Almeyda sedujo al dueño de Chivas, el empresario Jorge Vergara, que le ofreció un contrato de cinco años.
Con un plantel conformado exclusivamente por mexicanos, como manda la tradición del club, Almeyda logró el objetivo principal y clasificó al equipo siempre a la Liguilla. Además, llegó a tres finales de la Copa MX, de las cuales ganó dos.
Después de un par de intentos fallidos en los cuartos de final ante su clásico rival, el América, Chivas consiguió este semestre clasificarse a la final liguera por primera vez en una década, aunque siempre avanzó por su posición en la tabla después de empatar en el global ante Atlas en cuartos y Toluca en semifinales.
Para el delantero de Chivas Alan Pulido, la clave del éxito de Almeyda y de su equipo es "la unión del grupo y la entrega en el campo de juego", algo de los que su entrenador los ha convencido. "Ningún rival en México tiene" esas características, agregó.
Pero los dirigidos por Almeyda enfrentarán a uno de los equipos más en forma del fútbol mexicano y el actual campeón defensor. Tigres acumula seis victorias consecutivas, cuatro en los playoffs, con 18 goles a favor y dos en contra.
La solidez es la marca de los de Ferretti. El brasileño, al igual que Almeyda, comenzó a dirigir inmediatamente al mismo equipo con el que se había retirado, en este caso los Pumas.
Ferretti ha entrenado desde 1991 y sin pausas en la Liga MX. Acumula 1.022 partidos en los banquillos, a punto de romper el récord del legendario Ignacio Trelles, que es de 1.038.
En caso de obtener el título en este torneo, el brasileño, que ha mantenido el silencio en la semana de la final al igual que todo el equipo, igualaría en el segundo lugar de los más ganadores al mexicano Raúl Cárdenas con seis trofeos de liga, uno por debajo de Trelles. En Tigres, donde cumple su segundo ciclo desde 2010, sería su cuarto título.
El próximo domingo la Liga mexicana encumbrará el bicampeonato de liguero de Tigres o el doblete (Liga y Copa MX) de Chivas. Sea cual sera el ganador, la victoria tendrá un autor intelectual: no es casualidad que Ferretti y Almeyda estén donde están.

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo