Menu



El último ídolo del fútbol mexicano y actual alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, tendrá su partido de despedida en un encuentro oficial del torneo Clausura 2016, cuando el equipo de sus amores, el América, reciba al Morelia.

Blanco, de 43 años, dejará en el vestuario su traje de político para vestir por última vez la camiseta azulcrema con la que debutó el 5 de diciembre de 1992 y con la que jugó con un alto grado de calidad entre las temporadas 1992-1997 y 1998-2000.

"Me voy feliz", comentó Blanco al portal de noticias estadounidense "Fox Sports" previo al encuentro correspondiente a la novena jornada del torneo Clausura 2016.

Con un "no me faltó nada en la vida", pero con una espina clavada en su carrera "por no haber triunfado en España", Blanco cerrará este sábado un ciclo con uno de los clubes más importantes de México.

La vida de Blanco, segundo de seis hermanos que vivían en la pobreza y en una casa con techo de lámina, es como un cuento de hadas con final feliz: el jugador salido de la nada que termina siendo el ídolo de un pueblo y completa la historia con una elección para alcalde.

El "Temo", como lo llaman popularmente sus seguidores, fue la antítesis de los grandes astros del fútbol moderno. Su estilo desgarbado que lo hacía parecer un "abuelo" jugando al fútbol y su joroba y corto cuello han motivado comentarios de todo tipo, con un cuerpo diferente al de la mayoría de los futbolistas bien entrenados y delineados sin un ápice de grasa corporal.

Para muchos, el cuerpo de Blanco era más parecido al de una persona inactiva que a un futbolista profesional. Su cuerpo "desafía al del atleta común. Camina como un pato y carece de cuello. Pero el fútbol es democrático y anota goles con la joroba" llegó a relatar el escritor Juan Villoro.

Blanco fue un futbolista dotado técnicamente, con una zurda bien entrenada que le acarreó infinidad de aplausos y, aunque no tenía un físico privilegiado, era genial en los desplazamientos sobre el césped, tenía visión de campo para dar centros medidos y contaba con un gran sentido de improvisación, y eso le hizo ganarse el cariño y el reconocimiento del público.

El creador de la "cuauhteminha" -una jugada de fantasía en la que levantaba el balón entre las piernas y luego saltaba para esquivar a dos rivales cuando lo tenían encerrado en el campo-, está contento de volver a pisar la cancha que lo vio crecer y convertirse en uno de los mayores ídolos deportivos de su país.

"Ojalá vaya mucha gente, lo pedía, estoy feliz y sólo queda disfrutarlo, conseguir los tres puntos porque al final es un partido de liga", comentó Blanco.

Figura en las canchas y fuera de ellas, "Temo" también ha acaparado titulares y portadas en las revistas del corazón y de la farándula por relaciones con reconocidas actrices y conductoras de televisión.

"(Blanco) Tiene ángel. Siempre he creído que algunos jugadores son tocados y él es uno de ellos", comentó el entrenador de "Las Águilas", Ignacio Ambriz, del adiós de "Cuau", como también se lo conoce popularmente al ex futbolista, empresario y político.

Para Ambriz, el duelo América-Morelia se jugará en serio, porque los dos conjuntos luchan por estar entre los ocho mejores del Clausura 2016 con 12 y 10 puntos, respectivamente.

"No es una verbena, ni mucho menos, nosotros nos tenemos que preparar porque enfrente tendremos a un rival de mucho respeto", aseguró Ambriz.

El enfrentamiento tiene lugar después de que en abril de 2015, Blanco se retirara oficialmente de las canchas con la conquista de la Copa MX de la mano de su último club, el Puebla, que venció 4-2 a las Chivas del Guadalajara.

Después de jugar tres Mundiales (Francia 1998, Corea del Sur y Japón 2002 y Sudáfrica 2010), Blanco cerró el año pasado con broche de oro una carrera de más de dos décadas, que lo llevó a jugar con el Valladolid español y Chicago Fire de Estados Unidos.

Tras años de militancia con los clubes América, Necaxa, Veracruz, Santos Laguna, Irapuato, Dorados de Sinaloa y Lobos BUAP (estos dos últimos de la Liga de Ascenso), Blanco se desempeña como alcalde de Cuernavaca, en Morelos, en el centro del país, uno de los más golpeados por la violencia.

LEA TAMBIÉN: León y Xolos abren una fecha inolvidable para el fútbol mexicano

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo