Menu



El último ídolo de México y actual alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, dijo oficialmente adiós al fútbol tras una brillante carrera de más de 23 años de buenas pinceladas con la pelota, con "cuauhteminha" incluida.

"Feliz, contento por la gente, estoy muy feliz", dijo el volante creativo más importante que ha tenido el balompié mexicano, mientras las lágrimas empezaban a caer de sus mejillas ante más de 60.000 espectadores que llenaron el colosal estadio Azteca.

Blanco, de 43 años, jugó los primeros 36 minutos del partido oficial entre el América, el equipo con el que debutó en 1992, y el Morelia por la novena jornada del torneo Clausura 2016 del fútbol mexicano.

A lo largo de los 36 minutos en que vistió la camiseta azulcrema con el número 100 en el dorsal, Blanco se dio el lujo de estrellar un disparo en el travesaño y recrear la jugada que le dio la vuelta al mundo, la "cuauhteminha" antes de salir de cambio.

Blanco se dio el lujo de recrear la "cuauhteminha" -una jugada de fantasía en la que levantaba el balón entre las piernas y luego saltaba para esquivar a dos rivales cuando lo tenían encerrado en el campo-.

Al concluir los primeros 45 minutos del encuentro correspondiente a la novena jornada, Blanco recibió un reconocimiento por parte de la directiva del América: una camiseta con el número 100, por el centenario que celebra este año el plantel azulcrema y una placa conmemorativa.

Tras dar una vuelta olímpica en medio de gritos de "Blanco", "Blanco", el tres veces jugador mundialista se estrechó en un fuerte abrazo con su madre y familiares.

Por 36 minutos, el llamado "Temo" dejó en el vestuario su traje de político para vestir por última vez la camiseta azulcrema con la que debutó el 5 de diciembre de 1992 y con la que deleitó a millones de seguidores en las temporadas 1992-1997 y 1998-2000.

En medio de lágrimas y emociones, Blanco cerró este sábado un ciclo con uno de los clubes más importantes de México.

La vida de Blanco, segundo de seis hermanos que vivían en la pobreza y en una casa con techo de lámina, es como la de una historia de fantasía: la de un jugador que salió de la nada y terminó siendo el ídolo de un pueblo. Tras un brillante palmarés, Blanco decidió dedicarse a la política por un partido de oposición.

El cotejo de despedida oficial tuvo lugar casi un año después de que Blanco se retirara de las canchas con la conquista de la Copa MX de la mano de su último club, el Puebla, que venció 4-2 a las Chivas del Guadalajara.

Después de jugar tres Mundiales (Francia 1998, Corea del Sur y Japón 2002 y Sudáfrica 2010), Blanco cerró el año pasado con broche de oro una carrera de más de dos décadas, que lo llevó a jugar con el Valladolid español y Chicago Fire de Estados Unidos.

Tras años de militancia con los clubes América, Necaxa, Veracruz, Santos Laguna, Irapuato, Dorados de Sinaloa y Lobos BUAP (estos dos últimos de la Liga de Ascenso), Blanco se desempeña actualmente como alcalde de Cuernavaca, en Morelos, en el centro del país, uno de los más golpeados por la violencia.

LEA TAMBIÉN: Ex esposa de Salvador Cabañas cambia dinero en las calles de Asunción

e-max.it: your social media marketing partner
Tagged under: Morelia,
Encuentro Deportivo