Menu



¿No está Mesut Özil? Ningún problema, juegan Julian Draxler y una joven estrella llamada Leon Goretzka. ¿Thomas Müller de vacaciones? Para eso está Timo Werner, el nuevo Miroslav Klose de la "Mannschaft". ¿Y Manuel Neuer lesionado? Nada de qué preocuparse para Joachim Löw teniendo a Marc-André ter Stegen.

El seleccionado alemán sigue siendo una orquesta perfectamente afinada más allá de sus intérpretes. Y en la Copa Confederaciones de Rusia, donde se presentó con un equipo joven y experimental para dar descanso a sus estrellas, está demostrando que puede formar hasta dos o tres equipos que no tendrían ningún problema para competir en la elite y llegar a las instancias decisivas de un Mundial.

Con su goleada por 4-1 ante un México con todas sus figuras el jueves en Sochi, el conjunto conducido por Löw mandó un serio aviso al planeta futbolístico: la generación que asoma está en condiciones de sostener en lo inmediato el legado de la campeona del mundo. Todo ello sin contar al seleccionado Sub 21, que hoy juega la final del campeonato europeo ante España.

"Jogi Löw tendrá más de 50 jugadores para armar su plantel para el Mundial", resaltó el ex entrenador de la selección alemana Jürgen Klinsmann en la revista "Kicker".

"De los 44 jugadores que compiten en estos dos torneos (Copa Confederaciones y Europeo sub 21), apenas dos son mayores de 27 años. O dicho al revés: 42 tienen menos de 27 y 40 de ellos no llegan incluso a los 26 años. Ningún otro país en el mundo tiene actualmente un potencial parecido entre los 21 y 26 años", escribió el padre de la revolución que perfeccionó Löw.

La Copa Confederaciones, torneo que es considerado un ensayo general del Mundial, no tiene como máximo goleador a Cristiano Ronaldo, ya de regreso tras la eliminación de Portugal, sino a dos muchachos de 22 y 21 años respectivamente: Goretzka y Werner. El primero es mediocampista, juega en el Schalke y está al parecer en la mira del Bayern Múnich y el Arsenal. El segundo es delantero y goleador del Leipzig, el equipo revelación de la Bundesliga.

Ambos brillaron ante México en la noche de Sochi para alcanzar los tres tantos en el certamen. Pero destacar una figura en esta Alemania sería injusto. En cada partido aparece un nuevo joven que asombra, una nueva variante táctica de Löw que sorprende a propios y extraños. Y, por ahora, todo funciona.

Lea También: ¿Por qué no puede dar México el último paso?

Si no está Niklas Süle (21 años y nuevo jugador del Bayern Múnich) en la zaga aparece Matthias Ginter (23, Freiburg). Si no juega Werner están también Sandro Wagner y Lars Stindl en el ataque. Si no está Ter Stegen en el arco, puesto que tiene a Neuer inamovible, esperan Kevin Trapp y Bernd Leno. Apariciones fulgurantes que hacen olvidar que los ya "experimentados" Joshua Kimmich, el nuevo Philipp Lahm, y Draxler tienen apenas 22 y 23 años.

"Será una linda elección para el Mundial", sonrió Oliver Bierhoff. "Si a Jogi ya le resulta difícil elegir a los 11 jugadores aquí... todos se han revalorizado y mostrado aquí", señaló el manager de la selección alemana tras la victoria en semifinales. "Esto es bueno para el equipo. Y también para los jugadores que no han estado aquí ver que hay presión desde atrás".

Independientemente de lo que suceda el domingo ante Chile en San Petersburgo, Bierhoff consideró que lo mostrado en Rusia "ya es un éxito". Pero la palabra "relajarse" está prohibida.

"Tenemos que ver que pasa también en el Sub 15 y en el Sub 17. No podemos relajarnos, hay que seguir desarrollando a estos jugadores", pidió el ex jugador de la "Mannschaft".

El gran momento del fútbol alemán , está claro, no es producto de la generación espontánea. Löw lleva once años en el cargo y un par más si se considera su etapa como asistente de Klinsmann. A ello se suman los trabajos formativos que están realizado los clubes de la Bundesliga, que permiten a sus jóvenes futbolistas desarrollarse en un entorno competitivo pero sin la presión y el vértigo de otras Ligas.

Y esa misma tranquilidad se respira en la selección campeona del mundo. "Jogi prueba, brinda confianza y permite a los jugadores cometer errores", explicó Klinsmann, que destacó el equipo alrededor de Löw.

El técnico está acompañado en Rusia por los asistentes Marcus Sorg y Thomas Schneider y el entrenador de arqueros Andreas Köpke, además de un Miroslav Klose que está formándose para su carrera en el banquillo. Un cuerpo técnico tan aceitado como el equipo que se ve en la cancha. Otra de las claves de un éxito que no tiene nada de azar.

e-max.it: your social media marketing partner
Tagged under: Copa Confederaciones
Encuentro Deportivo