Así se expresaron este viernes, tras efectuar su último entrenamiento previo al partido en el Samara Arena, tanto su seleccionador, Janne Andersson, como su capitán, Andreas Granqvist -que acaba de ser padre de una niña en las últimas horas-, al ser preguntados por EFE durante su conferencia de prensa si se habían "visualizado" como campeones del mundo.

Suecia cayó en la final del torneo que organizó en su propio país, hace 60 años, ante el Brasil de Vavá, Zagallo y un jovencísimo Pelé, que, tras derrotar a la anfitriona (5-2) en el partido decisivo, festejó el primero de los cinco títulos que la convierten en la plusmarquista histórica del principal torneo por naciones del mundo.

Los nórdicos comparten una posibilidad histórica de alcanzar la final del Mundial con otras tres selecciones a las que tampoco nadie daba como favoritas antes de arrancar el torneo. Porque de entre Suecia, Inglaterra, Croacia y la anfitriona Rusia, una de ellas jugará la final el próximo 15 de julio en el estadio Luzhniki de Moscú.

El primer escollo para los suecos será el equipo de los 'Tres Leones', que dirige Gareth Southgate y capitanea su goleador, Harry Kane, al que se medirán este sábado en Samara. El que pase, se medirá al ganador del Rusia-Croacia el próximo miércoles, en idéntico escenario al que albergará el partido decisivo del torneo.

Suecia llegó a Rusia tras echar a Italia en la repesca; y fue primera, por delante de México, en el grupo F, en el que quedó eliminada Alemania, cuádruple y última campeona del torneo; antes de dar cuenta de Suiza (1-0) en octavos. Ahora está ante su gran oportunidad histórica de regresar, muchos años después, a la elite del fútbol internacional. Pero se toma las cosas con calma.

"Honestamente, no paso el tiempo haciendo esas cosas", respondió a Efe el seleccionador sueco, de 55 años, al ser preguntado si se visualiza como campeón del mundo. "Ahora mismo estamos concentrados al cien por cien en el siguiente partido, que es el de cuartos, contra Inglaterra. Nos centramos al cien por cien en intentar lograr un buen resultado en el partido de mañana. Si ese resultado llega, nos pondremos a pensar en el siguiente partido", apuntó Andersson.

Discreto futbolista y que como técnico había ganado una Supercopa de Suecia con el Norrköping (2015), Andersson asumió el control de la selección nórdica hace dos años, los que lleva fuera de ella su otrora gran estrella, Zlatan Ibrahimovic, que durante el Mundial se gana un sobresueldo como imagen de una conocida tarjeta bancaria.

El seleccionador sueco, gran seguidor, como tantos otros compatriotas, del fútbol inglés, explicó que está "ante un partido histórico", por doble motivo. No sólo dirigirá a su selección en un partido de cuartos del Mundial. Lo hará contra un país al que admira futbolísticamente.

"En Suecia, cuando era joven, ya ponían por televisión los partidos de la Liga inglesa. Y recuerdo estar pendiente, desde el lunes, del partido que iban a televisar el sábado", indicó Andersson en Samara.

"Recuerdo aquellos campos embarrados... Inglaterra es como un segundo país para mí. Estoy encantado y es un honor enfrentarme a ellos como seleccionador del mío", comentó este viernes el seleccionador sueco, que admitió, sin embargo, que de aquel fútbol que el rememora, al fútbol inglés "le queda el corazón".

"Tienen el corazón de antes. Pero no; ésta no es la Inglaterra con la que yo crecí viéndola jugar", reconoció Andersson.

Su capitán, el central Andreas Granqvist, de 33 años -los cinco últimos jugador de la Liga rusa, en el Krasnodar-, mostró su felicidad por haber sido padre por segunda vez, hace unas horas, de una niña, que al igual que su madre "está muy bien". Circunstancia que no lo apartará, sin embargo, de sus objetivos deportivos.

Granqvist, que anotó de penalti en las victorias suecas ante Corea del Sur (1-0), en Nizhny Novgorod; y contra México (3-0), en Ekaterimburgo, insistió, coincidiendo con su técnico, en que la grandeza de su equipo es que el grupo está por encima de las individualidades. "Ni somos el mejor equipo sobre el papel, ni tenemos las mejores individualidades. Pero somos un equipo muy unido. Y somos un gran equipo", apuntó.

El capitán sueco tampoco quiere echar las campanas al vuelo. "Nosotros vamos partido a partido. Estar en los cuartos de final de un Mundial ya es algo muy grande", explicó a Efe este viernes en el Samara Arena. "Hay que ir paso a paso. Esperamos lograr un buen resultado mañana. Y si lo conseguimos, ya nos pondremos a pensar en el siguiente encuentro", apuntó Granqvist durante la víspera del choque de cuartos ante Inglaterra.

FUENTE: EFE 

LEA TAMBIÉN: Comentario: No todo está mal en Costa Rica

Copa del Mundo

Fútbol Internacional

Fútbol Nacional

  • Construrama
  • MAPEI
  • SIFUT
  • INTELEC
  • TOSH
  • BOKITAS