El todavía invicto de la Liga Española, el Barcelona, no tuvo problema en ganarle al último lugar de la tabla, el Málaga por 0-2 y afianzar el camino para uno de los objetivos que se han planteado los culés.

A pesar de la ausencia del astro argentino, Lionel Messi, por el nacimiento de su tercer hijo, el Barcelona estuvo tranquilo y supo manejar el partido con paciencia y creando las acciones pertinentes.

A los 14 minutos, Luis Suárez recibió un excelente pase de Jordi Alba y definió de cabeza, haciendo que el arquero fuera un espectador más, pues solo observó cómo entró la pelota.

Luego de volver a intentar un segundo gol que le diera la tranquilidad, una buena acción del francés Dembélé le dio un pase al último fichaje catalán, el brasileño Philippe Coutinho y de “taquito”, aumentó la ventaja.

Eso bastó para finiquitar el compromiso y dejar una ventaja de 11 puntos contra el Atlético de Madrid, que tendrá que jugar este domingo.

El miércoles, los blaugranas tendrán uno de los partidos más complicados de la temporada, cuando reciban en su estadio al Chelsea por la Champions League, en un global que está 1-1.

Lea también: Tejeda jugó 55 minutos en derrota del Lausanne