Barcelona sigue intratable en La Liga y afrontará el parón por los compromisos de las selecciones nacionales cómodamente instalado en el liderato, tras derrotar al Athletic Club (2-0) en una gran primer parte.

El primer gol fue, a los ocho minutos, obra de Paco Alcácer rematando de primeras un pase de muerte de Jordi Alba, que recibió de Messi en fuera de juego.

El segundo, un tirazo desde la frontal del propio Messi, seco, raso y ajustado al palo izquierdo de Kepa, que fue incapaz de parar el balón pese a su estirada.

El rosarino celebró su tanto número 25 en Liga -el vigésimo cuarto que le mete al Athletic en toda su carrera- marcándose un bailecito nada habitual en él.

A la media hora, los de Valverde ya ganaban por 2-0. Pero Coutinho había enviado un balón al larguero y Kepa le había sacado dos a Messi y otras dos a Dembélé.

En el otro lado del campo ni rastro del Athletic. Sin noticias de de De Marcos ni de Raúl García, ni tampoco de Sabin Merino, al que no le llegó ni un solo balón en condiciones para amenazar la meta defendida por Ter Stegen.

El Athletic apareció por fin al inicio de la reanudación, con un tiro desviado de Lekue desde la frontal y otro, en posición muy forzada, de Sabin Merino en la primera contra visitante.

El Barça había bajado un par de peldaños en intensidad, la presencia de Messi empezaba a ser más intermitente y la grada aprovechó ese bajón en el juego para reclamar que Iniesta compareciera en el partido.

Valverde sacó al capitán blaugrana por Dembélé, para que jugara la última media hora, casi al mismo tiempo que Ziganda daba a entrada a Williams por Susaeta.

Barcelona llega a 75 puntos y se mantiene en lo más alto de la clasificación, once puntos por arriba del Atlético de Madrid que aún no ve acción en esta Jornada 29.

Lea también: Óscar Ramírez sobre ausencia de McDonald: Soy el responsable

Fútbol Nacional