Luego de su eliminación de la Copa del Mundo, la Selección de Brasil regresó a su país, donde tuvo un frío recibimiento por parte de los pocos aficionados que se dieron cita en el aeropuerto de Río de Janeiro.

Apenas 30 seguidores esperaron a los pocos futbolistas que regresaron, y aunque no fue un acontecimiento jovial, sí hubo algunos aplausos hacia el equipo dirigido por Tite, que cayó en los Cuartos de Final.

A Río no llegó Neymar, uno de los jugadores más criticados durante el torneo, tampoco la mayoría de los futbolistas que militan en Europa y que se quedaron para integrarse con sus respectivos equipos. Quienes si volvieron fueron Gabriel Jesús, Casemiro, Phillipe Coutinho y Douglas Costa.

Tanto el jugador del Barcelona como el delantero de la Juventus, fueron los únicos que se acercaron a los aficionados. Mientras que Casemiro se mostró optimista ante los medios de comunicación.

"No es el fin de una era. Hace dos años Brasil corría el riesgo de no clasificarse y ahora estábamos como favoritos. Hay muchas cosas buenas", expresó el mediocampista de Real Madrid en declaraciones para Globoesporte.

Pese a la eliminación y las criticas de la prensa brasileña, los propios seguidores también lucieron positivos y esperan que su país vuelva a ganar la Copa del Mundo en Qatar 2022.

"Vine para acá hoy para dar un apoyo a la selección brasileña, que lo necesita. Estaría aquí en caso de victoria, entonces estoy en la derrota para dar apoyo y decirles a ellos que en 2022 van a traer esa sexta copa para la gente", expresó un aficionado a la agencia AFP.