Harry Kane pasó de ser rechazado en sus primeras pruebas de su infancia por ser considerado bajo y lento a convertirse en el goleador de de la selección de Inglaterra, con la que está a punto de llegar a una Final de Copa del Mundo.

En su primer intento por triunfar en el futbol, el Arsenal lo rechazó. "Era un poco gordinflón y nada atlético. Pero nos equivocamos", confesó Liam Brady, quien fuera director de la academia de futbol del conjunto cañonero.

Fue un duro golpe para Harry que entonces tenía once años. Ese episodio lo cuenta con decepción en la pagina The Player Tribune, pero también lo ayudó a superarse a si mismo. Un día, cuando tenía ocho años e iba al parque con mi padre, él me puso el brazo sobre mi hombro y me dijo: Harry, el Arsenal te ha echado. No recuerdo qué sentí en ese momento"

 

"Recuerdo la reacción de mi padre y lo que me hizo sentir. No me criticó. No criticó al Arsenal. Simplemente dijo: No te preocupes, Harry. Trabajaremos más duro y encontraremos otro club", relató.

No fue un jugador que tuviera un camino fácil al estrellato o más lógico como si lo hicieron los últimos delanteros más destacados de el equipo de La Rosa como Wayne Rooney o Michael Owen. En cambio, Kane tuvo que 'sufrir' en equipos de divisiones menores como el Millwall y el Leicester City antes de llegar a Tottenham.

Fue en los “Foxes” donde cambió su vida. Una vez relegado a la banca, decepcionado, vio un documental sobre Tom Brady que lo cambio de por vida. "Fue una auténtica fuente de inspiración. Brady creía mucho en sí mismo, continuó trabajando y trabajando, casi de manera obsesiva. Fue como si se encendiera una luz en mi cabeza, aquel día, en mi sofá de Leicester", recordó el jugador.

Lea también: Santos de Guápiles se refuerza con el “Divino”