La gran cantidad de aficionados de Argentina que viajaron al Mundial de Rusia 2018 hicieron colapsar todas las vías posibles para poder llegar a la ciudad de Kazán, donde se medirán a Francia en los octavos de final.

La locura por seguir y alentar a la albiceleste en este crucial encuentro generó que el sistema de transporte hacia esta ciudad esté cerrado, es decir, no hay vuelos, trenes ni micros desde Moscú o San Petersburgo.

Desde el miércoles pasado no hay espacios para poder conseguir transporte. La alternativa más factible y económica consiste en alquilar un auto entre varias personas, pues todo agotado para el 28, 29 y 30 de junio.

Muchos han buscado alquilar autos o pagar un taxi, afrontando gastos superiores a los 500 dólares. Asimismo, hay quienes no cuentan con entrada fija  y solo se pueden adquirir en reventa con un precio que excede lo normal de 115-245 dólares a 500-1000 dólares en la calle y páginas de Internet.

LEA TAMBIÉN: Thiago, frente a las críticas: "Estamos todos aquí juntos para poder ganar"