Menu




La selección de Jamaica ya se encuentra en el área de la Bahía de San Francisco como gran sorpresa positiva de la decimocuarta edición de la Copa Oro tras haber eliminado la pasada noche a México (0-1) en la semifinal, gracias al gol magistral que marcó Kemar Lawrence y a las intervenciones milagrosas del arquero Andre Blake.

Antes que llegase a los 88 minutos el único gol del partido, que marcó Lawrence, defensa de los Red Bulls de Nueva York, de la MLS, Blake, de 26 años, que juega con el Union de Filadelfia, había sido el artífice que impidió que México marcarse y de esta manera ya se ha convertido en el héroe de los Reggae Boyz.

Si en la edición del 2015, Jamaica fue el verdugo de Estados Unidos en las semifinales, lo ganó 2-1, esta vez le tocó el castigo a México, del que se vengó por la derrota de 3-1 que sufrieron en la pasada final del 2015, donde el Tricolor consiguió su séptimo título de campeón.

"Estamos felices porque le ganamos a un grande, la selección de México, que nos hizo sufrir en la Copa Oro del 2015", declaró Blake a su llegada a Santa Clara. "La clave que estemos de vuelta en la final ha sido nuestra disciplina defensiva, hemos jugamos de manera compacta y aprovechamos las oportunidades de gol que hemos tenido en lo que va de torneo".

De su brillante actuación ante México, Blake le restó mérito y dijo que su trabajo era evitar que le hiciesen gol, por lo tanto cumplió con su responsabilidad.

"Nada nuevo, todo el equipo completó una labor brillante y sabíamos que si hacíamos buena defensa, la oportunidad del gol podría llegar eso fue lo que sucedió ante México y esperemos que suceda lo mismo frente a Estados Unidos", destacó Blake.

En cuanto a la final frente a Estados Unidos, Blake anticipó que sería un partido muy complicado para su equipo, pero que estarían listos para dar la gran pelea a otro equipo de elite de la Concacaf.

"Vamos a seguir siendo el David que intente poder con otro Goliath de la Concacaf", destacó Blake. "Conozco bien a los jugadores de Estados Unidos que están en la MLS y espero que esa experiencia me sirva".

Aunque no son favoritos en las apuestas, Blake recordó que tampoco lo eran ante México, ni en el 2015 frente a Estados Unidos, pero siempre hay que jugar cada partido.

"Estar por dos veces consecutivas en la final de la Copa Oro dice mucho en favor de como el fútbol de Jamaica ha evolucionado de manera positiva", destacó Blake.

Si Blake es el héroe de Jamaica y estrella del torneo, la figura de villano y centro de todas las críticas y memes está reservada para el entrenador colombiano Juan Carlos Osorio, máximo responsable técnico de la selección de México.

Osorio, que cumplió con su quinto partido de los seis de suspensión impuestos por la FIFA en la Copa Confederaciones, le tocó verlo desde un palco del Rose Bowl de Pasadena (California), estadio que luego tuvo que abandonar escoltado y en medio de los gritos de un grupo de seguidores de México que pedían su renuncia.

Nada más concluir el partido, una gran mayoría de comentaristas deportivos de México pidieron abiertamente que el ciclo de Osorio con el Tricolor debe terminar de inmediato, sin esperar a estar en el Mundial de Rusia 2018.

Los directivos de la Federación de Fútbol de México, con su presidente Decio de María, a la cabeza, también abiertamente lo apoyan, y consideran que el equipo que llegó a la Copa Oro fue producto de tener que desdoblarse con la competición de la Copa Confederaciones, pero confiaban en el trabajo de Osorio.

Pero la crisis ya está desatada de nuevo dentro de la selección nacional de México y Osorio es el gran villano al que parece que nadie quiere darle nada de mérito por lo que ha hecho con el Tricolor, que está ya prácticamente clasificado para el Mundial de Rusia 2018.

Pero quizás lo que más preocupa dentro de la Federación de Fútbol de México es el haber comprobado que por primera vez no pudo cumplir con las expectativas de la venta de entradas proyectadas para ver a la selección nacional después que la asistencia del partido frente a Jamaica dejó solo una asistencia de 45.000 espectadores, lejos de los 60.000 que se esperaban.

La ausencia de México de la gran final, que era la soñada por los directivos de la Concacaf, también ha generado una crisis de pánico económico a sus directivos, al igual que a los patrocinadores del "tricolor".

De ahí, que Osorio sea, de momento, el villano de una nueva crisis por la que atraviesa la selección de México, que los Reggae Boyz, con Blake como su nueva estrella, acentuaron en la Copa Oro 2017

FUENTE: EFE

LEA TAMBIÉN: Osorio se va quedando sin crédito en la selección mexicana

 

 

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo