Menu




Con el apoyo de su público y el cartel de favorito sobre la espalda, la selección estadounidense de fútbol buscará revancha mañana cuando se mida a la sorprendente Jamaica en la final de la Copa Oro en California.

El conjunto de las barras y las estrellas sucumbió en la edición pasada (2015) ante los caribeños, que los derrotaron en las semifinales por 2-1. La caída supuso un duro golpe para el alemán Jürgen Klinsmann, el entonces entrenador de Estados Unidos, que dejó el cargo al año siguiente.

"No me importa a quien vamos a enfrentar, lo que queremos es ganar el trofeo", aseguró Bruce Arena, actual técnico estadounidense. "Si (Jamaica) está en una final es porque no tiene muchas debilidades, jugó dos veces contra México y no perdió, será difícil por su disciplina defensiva", apuntó.

Los jamaicanos sueñan con su primer título en la historia. En la última final cayeron ante México pero, después de cobrarse venganza del "Tri" en la semifinal de la edición actual, se sienten facultados para levantar el título.

"Este es el mayor logro futbolístico desde la clasificación al Mundial de Francia 1998", manifestó Andre Blake, portero, capitán y figura de Jamaica en la competición. "Pero tenemos que dejar eso a un lado, porque nuestro principal deseo es ganar el título y todavía no lo hemos conseguido", puntualizó.

Comandados por el exfutbolista Theodore Whitmore, Jamaica sorpendió a México y lo eliminó con un gol de Kemar Lawrence de tiro libre cuando faltaban cinco minutos para el final del encuentro.

"Es una historia bíblica: es la historia de David contra Goliath", expresó al terminar el partido Whitmore. "Llegamos con mucha hambre de triunfos a este torneo y cumplimos con todo lo que teníamos que hacer para llegar a la final", dijo.

"Hay una generación muy importante de jugadores jóvenes que juegan en la MLS (Liga estadounidense) que nos hacen sentir confiados en el futuro del fútbol de Jamaica", agregó.

Jamaica quiere romper también una maldición. Desde la instauración de la Copa Oro en 1991, sólo un equipo ganó el título que no fueran los dos "gigantes" de la zona (Estados Unidos y México): Canadá, en el 2000.

Los caribeños tendrán otra prueba de proporciones bíblicas. Estados Unidos, candidato natural y local, contará con el refuerzo de figuras como Tim Howard, Michael Bradley, Jozy Altidore y Clint Dempsey, que fueron citados para disputar la fase de finales. Los de Bruce Arena eliminaron con comodidad a El Salvador en cuartos y repitieron el marcador ante Costa Rica, el tercer candidato a levantar el trofeo. Con un estilo que privilegia la eficacia antes que la espectacularidad, Arena le devolivó a los norteamericanos la confianza que perdió en la última etapa de Klinsmann.

"Ya hemos estado en esta posición antes", señaló Howard, el más experimentado del equipo. "Tenemos algunos veteranos que han estado en este torneo y que saben de qué se trata", aseveró.

El partido final se llevará a cabo la noche (horario local) del miércoles en Santa Clara, California. La organización anunció que se habían vendido más de 60.000 boletos, pero el torneo estaba organizado para que la final fuera entre estadounidenses y mexicanos en un estado conocido por la aglomeración latina.

Sin embargo, Jamaica quiere repetir ante la multitud esa "historia bíblica" de la que hablaba su entrenador. Del título lo separan noventa minutos y una selección que busca su sexto campeonato, el segundo en tres ediciones, y no piensa en otra cosa que no sea ganar.

FOTO: US SOCCER

LEA TAMBIÉN: Osorio es recibido con insultos a su llegada a la Ciudad de México

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo