Menu



El técnico de la selección de fútbol de México, el colombiano Juan Carlos Osorio, carece aún del "doctorado" para desempeñar con éxito ese cargo, según opinó el destacado escritor y periodista mexicano Juan Villoro, de reconocida afición por el balompié, en una entrevista con dpa en Lima.

"(Osorio) ha mostrado ser un buen entrenador de licenciatura y de maestría, pero le falta el doctorado, le falta preparar esos partidos (ante los rivales más fuertes) y reconocer la jerarquía de los jugadores", afirmó Villoro, quien está en la capital del Perú como invitado de la XXII Feria Internacional del Libro.

"(El seleccionador) es un hombre muy serio, muy trabajador, que no opta por los reflectores, que conoce el fútbol mexicano y conoce nuestra mentalidad. En ese sentido es un buen entrenador (pero) tiene una obsesión que ha sido muy cuestionada en México, que es la rotación de jugadores", agregó en declaraciones realizadas antes de que México quedara sorpresivamente eliminado el domingo ante Jamaica en las semifinales de la Copa Oro.

Villoro, cuya extensa y variada obra incluye títulos especializados en fútbol como "Balón dividido", "Vida y muerte de Diego Armando Maradona" o "Dios es redondo", hizo los comentarios en momentos en que en México arrecian las críticas contra Osorio.

"Se formó en Estados Unidos y también trató de apreciar cómo se entrena en otros deportes, y eso le ha ayudado, pero también lo ha metido como en un corsé mental del que no se quiere librar", agregó sobre Ososio el novelista, cuentista, ensayista y periodista de 60 años.

No obstante, Villoro dejó lugar para la esperanza: "(Osorio) es muy terco y no ha querido cambiar al respecto, pero también es un hombre inteligente y ha mostrado a lo largo de su vida que ha sabido superar adversidades personales fuertes. Creo que puede corregir el rumbo".

Osorio, de 56 años y quien conduce a la selección méxicana desde 2015 tras dirigir clubes de Colombia, Estados Unidos, México y Brasil, se ha caracterizado en su carrera por rotar jugadores partido a partido, lo que incluye la improvisación en posiciones, actitud que sus críticos atribuyen a una terquedad personal.

En la conversación con dpa, el autor de la galardomada novela "El testigo" también expreso conformismo con el club de sus amores, Necaxa, del que es un hincha apasionado a pesar de que no está entre los más fuertes del balompié "azteca".

"Mientras esté en primera división ya es un triunfo para nosotros. Es un equipo siempre experimental. Pero, bueno, Necaxa es como la literatura: para las minorías ilustradas. Hay que sufrir mucho para ser necaxista", señaló.

LEA TAMBIÉN: ¿Gigante? Jamaica se encargó de México y va a su segunda final seguida

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo