Menu

  • Categoría: Selección Mayor - Crónica

Krasnodar, Rusia. Empezó siendo un sueño dulce como el chocolate pero se complicó conforme avanzaron los minutos. A final de cuentas, y pese a que se sufrió de más, Costa Rica sacó una victoria histórica 3-4 en suelo europeo.

Con la agonía puesta en lo más alto del nuevo estadio de Krasnodar, una pena máxima cobrada por Joel Campbell al minuto 91 puso la cereza en el pastel de lo que significó uno de los mejores partidos en la era de Óscar Ramírez.

Sin embargo esa complicación que se mencionó al principio desnudó algunos errores detallados que deben ser mejorados cuanto antes para el inicio de la Hexagonal de CONCACAF rumbo al Mundial de Rusia 2018.

Posiblemente vimos 45 minutos de enmarcaje para la selección nacional. La primera parte del cotejo dejó claro que si el engranaje se pone a tope las sensaciones que se denotan en cancha son las adecuadas.

Nombres como Randall Azofeifa, Bryan Ruíz y Marco Ureña ofrecieron sensaciones más que buenas al inicio. Su experiencia permitió analizar una Tricolor que cuando quiere muestra espectáculo, pero no se pueden obviar errores que pasan factura tarde o temprano.

Inicio dulce y espeso. Los primeros 45 minutos parecían sacados de un cuento de hadas para Costa Rica. Los dirigidos por el "Machillo" se fueron al medio tiempo con un contundente 1-3 a favor que silenció Krasnodar por más de una hora.

Randall Azofeifa abrió la llave de goles al 22' luego de un soberbio remate que dobló las manos del cancerbero Dzhanaev. El nombre del mediocampista tico quedó en la historia pues marcó el primer tanto en el nuevo estadio de Krasnodar.

Lea También: El nombre de Azofeifa quedará en la historia del Rusia y Krasnodar

Siete minutos más tarde apareció el capitán Bryan Ruíz para aumentar la cuenta tal y como sabe hacerlo. Un "puntazo" con pierna izquierda lanzó el balón al ángulo más lejano del portero contrario, lo que significó el 0-2.

Al 31' Rusia descontó mediante un cabezazo de Samedov, quien le cambió la trayectoria al balón y dejó sin nada que hacer a Keylor Navas.

Ya para el cierre de la primera etapa un autogol de Berezutski, que nació gracias a un remate de Jhonny Acosta, pasó a ser el 1-3 que denotaba clara superioridad por parte de los centroamericanos.

Del cielo al infierno. Como era de esperarse Rusia se iría al frente para tratar de emparejar...Y lo logró.

La ventaja fue desperdiciada por Costa Rica y más bien pasó a estar contra las cuerdas pues los locales encimaron de forma masiva.

El trecho por la lateral izquierda fue uno de los puntos que más dañó a la selección. Una mala marca de Ronald Matarrita provocó que el gigante Dzyuba pudiese esperar en el centro del área globos fácilmente.

Y fue así como cayó el empate, al 48' y al 61', poniendo a pensar al cuerpo técnico en más de una ocasión.

Pero como el fútbol no es de méritos, y sí de jugadas concretas, al 91' un penal de Joel Campbell concretó el definitivo 3-4 para Costa Rica.

Así, con una ejecución perfecta al ángulo inferior derecho, La Sele terminó su aventura por Rusia pero comenzó a pensar en Trinidad y Tobago.

Un paladar más dulce que amargo. Lo cierto del caso es que la Hexagonal está a la vuelta de la esquina si a Rusia se quiere volver en menos de dos años.

Lea También: Costa Rica no se cansa de hacer historia

 

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo