Menu

  • Categoría: Selección Mayor - Crónica

La Sabana, Mata Redonda. Nos cobramos el favor, les devolvimos la cortesía de aquella maldita tarde en Chicago. Hoy el grande es otro, el que puso el pie y pisó a su rival tiene nombre y apellido.

Es el mismo que lidera la Hexagonal de CONCACAF, el mismo que hizo respetar la casa como debía y el que goleó, aplastó y bailó 4-0 a Estados Unidos. Su nombre es Costa Rica, no ocupa mucha descripción.

Y ocupó de 10 minutos para poner a vibrar corazones, para demostrar que tiene material suficiente con el fin de ser el mejor del área. La noche del martes fue un sello de garantía para meter miedo a cualquiera.

Claro está que hubo alguien detrás de todo, alguien que entró y le dio una cara totalmente diferente al juego. Sí, se ganaba 2-0 para entonces, pero lo de Joel Campbell fue de espectáculo total, congruente para la ocasión.

¿Cómo no celebrar? Uno, dos, tres y cuatro veces el tambor sonó en el oído de Brad Guzan. La presión se sintió y Estados Unidos no pudo soportar el golpe de otro "grande", quizás el que siempre estuvo pero despierta con más hambre que cualquiera.

Aquella desgracia en la Ciudad de los Vientos (Chicago) quedó en el olvido. Cinco meses más tarde la cortesía se devuelve y gratis, sin ningún compromiso de por medio.

Ni los vientos llegaron. De aquel equipo que jugó Copa América no quedó nada en cuanto ideas. Nombres parecidos pero no con la misma intensión de juego.

Primero fue Johan Venegas al 43' tras un centro de Christian Bolaños, uno de los hombres más importantes de la selección nacional en La Sabana. El cabezazo perfecto caló hondo en la cabaña de Guzan.

Al 23' del complemento, cuando más se ocupaba salir de la presión visitante, Bryan Ruíz centró a tres dedos por la derecha y el mismo Bolaños salió a flote con un frentazo exacto, esencial. 

Pero entró Joel Campbell y todo cambió (Para bien, claro está). Con dos goles muy parecidos, tal y como sabe hacérselos a Estados Unidos, el artillero demostró que está para emerger en cualquier momento.

Al 29' y al 31', entrando de golpe certero, Campbell robó el balón de Brooks primero y luego recepcionó el pase perfecto de Matarrita. Seis puntos en dos partidos, ¿Qué mejor regalo de Navidad?

¡Merry Christmas! Nos vemos el otro año. Quizás en Seattle, en Salt Lake City, en Portland o en Columbus. Donde sea, tranquilos, el miedo ya no existe y las cuentas están claras.

Lea También: Honduras vence a Trinidad y Tobago y se recupera en las eliminatorias

e-max.it: your social media marketing partner
Encuentro Deportivo