Menu




La Sabana, Mata Redonda. El tiquete al Mundial de Rusia debe esperar aún pues el primer objetivo se falló, pero el Estadio Nacional se respeta aunque sea con agonía y esfuerzo extremo.

A Costa Rica le falta poco, muy poco para ir a la Copa del Mundo. Aunque sufrió de más en casa, pudo rescartar el empate ante un México que se puso las pilas.

Opciones sobraron, pero en el marco se pusieron Guillermo Ochoa y Keylor Navas para ser héroes de cada representación. Mientras Keylor se llevaba los aplausos por la categoría de salvadas, Ochoa no se quedaba atrás y le sacaba todo a Ureña, Ruíz y compañía.

Al 42' Hirving Lozano apretó el acelerador para ir a fondo. Hizo el pase profundo a Raúl Jiménez, quien funcionó como nueve, centró y buscó a Giovanni Dos Santos. Este último, sin mucha fuerza, pudo batir a Navas y al final Cristian Gamboa empujó sin intención el esférico al fondo.

Pero pese a todo eso, Costa Rica no bajó los brazos. Óscar Ramírez puso toda la carne el asador y apostó por Rodney Wallace, Johan Venegas y Daniel Colindres. Velocidad pura que sirvió.

Tanta presión hizo que al 83' llegara el empate y así la Tricolor hiciera respetar su casa y se acercara aún más a Rusia. Marco Ureña recepcionó de forma extraordinaria el pivoteo de Rodney Wallace y el 1-1 llegó.

Pese a que no se logró el boleto, la Copa del Mundo está cerca, cerquita. Rusia espera a la Nacional, solo que el sello será en octubre ante Honduras. Así sea.

LEA TAMBIÉN: Argentina tropieza con Venezuela y complica su camino a Rusia

e-max.it: your social media marketing partner
Tagged under: Rusia 2018, Marco Ureña,
Encuentro Deportivo