Saprissa se blinda económicamente

La negociación entre el Deportivo Saprissa y Johan Venegas está en punto muerto, el equipo costarricense no puede mejorarle a Johan Venegas en la parte económica.

El futbolista nacional para permanecer en el conjunto tibaseño tendría que sacrificar mucho en la parte monetaria pues lo que percibía anteriormente en el cojunto tibaseño no están dispuestos a desembolsar.

Saprissa le ofrece a Johan Venegas un contrato importante en la duración, el tico tendría un año más vestido de morado, sin embargo a su bolsillo sólo llegaría la mitad de lo que ganó de enero 2018 a diciembre del mismo año. Los morados buscan blindarse en la parte económica, así lo dejó claro Vladimir Quesada, timonel blanco y morado.

“De las negociaciones no sé nada. No me meto en nada. Nosotros fuimos jugadores de este club, pasamos años terribles porque tiene que haber sido sin mala intención, se hicieron malas administraciones a tal punto de que este club tuvo que ser comprado por extranjeros”

“Yo voy a exigir hasta donde yo pueda. Lo que yo viví no quiero que lo pasen estos muchachos, yo pasé siete meses sin salario. En este club se está siendo muy responsable y se va a manejar todo con un presupuesto”; explicó Quesada en conferencia de prensa.

El timonel morado dejó claro que desea a Johan Venegas en el equipo, pues es un jugador que les ha servido mucho en la ofensiva, terminó como goleador con 18 tantos durante todo el año, y sin ninguna duda es importante, sin embargo, Vladimir entiende que el Deportivo Saprissa busca sanar las finanzas.

“Si Johan puede quedarse y llega a una buena negociación con nuestro club y el otro atacante pueda venir, bienvenido sea”

“A mí se me informa cómo van las negociaciones, no veo bien que yo me metiera en una negociación. Sabemos que tiene una o dos ofertas del exterior que obviamente entiendo que deben ser mejores que las del Saprissa. Será Venegas y su representante quienes tomen una decisión, aquí tiene las puertas abiertas”; finalizó.

Lea también:  Elías Aguilar encontró en Asia el escenario perfecto para brillar