Atalanta e Inter entran en ‘Champions’, el Milan en Liga Europa y Empoli baja

Kolbi

(EFE) El Atalanta y el Inter de Milán sellaron este domingo los últimos dos billetes para la próxima Liga de Campeones y enviaron al Milan a la Liga Europa, en una trigésima octava y última jornada de la Serie A que decretó el descenso del Empoli.

La victoria del Atalanta contra el Sassuolo (3-1) le regaló la tercera plaza y la primera clasificación a la “Champions” de su historia, mientras que el Inter sufrió hasta el final para doblegar 2-1 al Empoli y defender la cuarta posición de la presión del Milan, al que no le bastó ganar 3-2 al Spal de Ferrara.

Fue un domingo de alta tensión, con siete equipos, el Inter, el Milan, el Atalanta, el Roma, el Empoli, el Fiorentina y el Génova, que se jugaban la vida en sus respectivos objetivos: la Liga de Campeones y la permanencia.

El Atalanta arrancaba como tercer clasificado, empatado con el Inter; el Milan, quinto, necesitaba ganar y un tropiezo de uno de sus rivales para alcanzar la “Champions”; el Roma, sexto, apelaba a un milagro pues necesitaba ganar y que sus tres rivales directos perdieran.

El que más fuerte salió fue el Milan, que obtuvo una doble ventaja en los primeros 22 minutos gracias al turco Hakan Calhanoglu y al marfileño Franck Kessie. Ese resultado, sucesivamente recortado con el 1-2 de Francesco Vicari, metía a los milaneses en la Liga de Campeones al descanso.

De hecho, en San Siro el Inter acabó la primera mitad con el 0-0 en el luminoso, después de que el meta del Empoli, el polaco Bartolomiej Dragowski, realizara una magistral intervención a cabezazo del holandés Stefan De Vrij.

Mientras, el Atalanta se asustó en el minuto 21 al recibir una diana de Domenico Berardi (expulsado en el 45), pero apareció el colombiano Duván Zapata en el 35 para anotar el 1-1 y desatar la euforia de los 18.000 aficionados que acudieron al Mapei Stadium. El conjunto de Bérgamo, pese a jugar como local, emigró al campo del Sassuolo a causa de las obras de remodelación en su Atleti Azzurri d’Italia.

Pero el equilibrio era máximo y todo cambió en pocos segundos en la reanudación. El Inter rompió la igualdad en el minuto 51 gracias al senegalés Keita Baldé, el Milan recibió el gol del 2-2 del Spal, firmado por el argelino Mohamed Fares en el 53, y en ese mismo minuto el Atalanta completó su remontada con una diana del argentino Alejandro Gómez.

El Inter tuvo la inmejorable oportunidad de sentenciar el duelo en el 60, pero el argentino Mauro Icardi falló un penalti y mantuvo con vida al Empoli. Además, el Milan recuperó la ventaja (3-2) gracias a una pena máxima anotada por Kessie y seguía creyendo en un milagro.

Y el fallo de Icardi provocó un enorme susto para el Inter, ya que en el minuto 77 llegó el momentáneo empate (1-1) del marfileño Hamed Traoré, antes de que el belga Radja Nainggolandevolviera la ventaja (2-1) al cuadro entrenado por Luciano Spalletti (m.85).

Pudo pasar de todo en los últimos minutos, con el Empoli que golpeó al larguero con Francesco Caputo y el meta esloveno Samir Handanovic que negó al turco Salih Ucan la diana que podía dejar sin la “Champions” al Inter.
Así, tras 97 minutos y una diana en el 95 anulada al croata Marcelo Brozovic, el colegiado pitó el final en San Siro y dio al Inter la clasificación a la próxima Liga de Campeones, para desesperación de su máximo rival, el Milan, al que no le bastó ganar 3-2 en Ferrara.

El revés del Empoli castigó al equipo toscano con el descenso a la Serie B y alivió al Fiorentina y al Génova, que empataron 0-0 en Florencia y que celebraron juntos la permanencia en la máxima categoría tras una temporada de gran sufrimiento.

El Inter jugará la “Champions” junto al histórico Atalanta, que selló su primera clasificación a la máxima competición continental gracias a su 3-1 al Sassuolo.

En el Olímpico romano, en cambio, toda la atención fue para De Rossi, quien se despidió del Roma tras 18 años, 616 partidos y 63 goles con la camiseta “giallorossa”. El italiano, que salió de titular, abandonó el campo ovacionado por los más de 60.000 aficionados que acudieron al coliseo capitalino.

Horas antes, el técnico Massimiliano Allegri se despidió del Juventus Turín con una intrascendente derrota 0-2 contra el Sampdoria, decidida por los goles del francés Gregoire Defrel y de Gianluca Caprari.

Allegri se fue del Juventus, por voluntad del club, tras ganar cinco títulos ligueros, cuatro Copas Italia y dos Supercopas italianas. También alcanzó dos finales de la Liga de Campeones, perdidas contra el Barcelona en 2015 y contra el Real Madrid en 2017.

El Lazio, reciente campeón de la Copa Italia, perdió 3-1 contra el Torino, con goles del español Iago Falque, el serbio Sasa Lukic y Lorenzo De Silvestri. El cuadro turinés cerró el año con 63 puntos, su mejor resultado desde que la Serie A otorga tres puntos por cada victoria (desde 1994).