Jafet Soto hizo que Esteban Alvarado se enamorara del Herediano en apenas 35 días

Jafet Soto supo hacerla, una vez más el Gerente General del Club Sport Herediano realizó una de sus jugadas al mejor estilo de ajedrez para quedarse con uno de los jugadores más sobresalientes adentro del mercado costarricense.

Después de su salida de Liga Deportiva Alajuelense, Esteban Alvarado pensó hasta en el retiro, estaba obstinado del fútbol y no quería saber absolutamente nada del balompié costarricense o internacional.

Iba a dejar los tacos y mantener un perfil bajo como administrador de apartamentos con los que cuenta en Heredia y el caribe costarricense.

El Director Técnico de la escuadra rojiamarilla inició la operación “Esteban Alvarado” con simple mensaje por WhatsApp; “Vamos a comer”, fue lo que escribió de su teléfono al móvil del que en ese momento era un jugador retirado.

Alvarado lo recibió y desde ese momento vio que había interés, salieron a comer a un restaurante a las entradas del cantón de Heredia, Jafet no le habló primero de fútbol, mostró más interés en su familia, estado anímico y principalmente en saber qué había pasado.

Esteban se mostró sorprendido, si bien es cierto tenía una relación con Jafet Soto por mensajes, aún no habían compartido una mesa, era la primera ocasión y lo hizo sentir como si fuesen allegados de hace muchos años atrás.

Soto no le ofreció un contrato con el Herediano, le dijo que era un jugador con mucha proyección internacional y que él le podía ayudar para que llegara a la Liga MX; ahí Alvarado quedó enganchado, Jafet lo había logrado, pues tenía atención total del arquero costarricense, había dado en el punto correcto, el anhelo de Esteban por regresar al fútbol internacional.

Miguel Segura, actual Preparador de Porteros del Herediano conoce a Esteban Alvarado de hace mucho tiempo, lo tuvo en selecciones menores en el paso de ‘Manguera’ por la Federación Costarricense de Fútbol; su deseo era que el arquero se quedara en Heredia, pero esa misión estaba compleja, muy difícil, pero a Jafet esos son los retos que más le gustan.

Las instalaciones del Eladio Rosabal Cordero estaban abiertas para Esteban, el arquero costarricense estuvo utilizando el gimnasio de la ‘casa de don Eladio’ por tres semanas, primero tenía que ponerse en forma, y con la ayuda del Preparador Físico del Team, Daniel Vargas hubo días que realizaban doble sesión.

Por la mañana en el Rosabal Cordero y después en el ‘box’ Shidokan, del cual Daniel Vargas es propietario. Esteban encontró en Heyreel Saravia, Keyner Brown y Mynor Escoe los colegas adentro del Team. No solamente Jafet quería enamorar a Alvarado, sino que los zagueros de la escuadra florense también hacían su labor.

Llegó el fin de temporada, Herediano quedó eliminado y con esto la actual planilla dejaba las labores. Menos Esteban Alvarado, ya estaba en cancha y realizaba una labor futbolística con Miguel Segura, un trabajo especial, estaba regresando a sus mejores condiciones.

Herediano hizo oficial la llegada de Esteban el pasado 3 de junio del 2019, sin embargo el jugador había estampado su firma con los rojiamarillos días atrás.

Al día de hoy han pasado 35 días de que Esteban Alvarado es oficialmente nuevo jugador de la escuadra rojiamarilla. El amor por el fútbol regresó, y con esto también un cariño muy fuerte para con el Team.

“Hoy por hoy Herediano es el que me da de comer y me debo a ellos. Me siento bastante bien en realidad. He tenido un trabajo muy intenso de casi dos meses. Me siento muy afianzado y en los partidos de pretemporada tomé mucho ritmo. La verdad que es muy emocionante para mí saber que una familia me está abriendo las puertas de casa y mi compromiso es total con ellos. Yo sé lo que tengo que hacer y de ahí parte mi química con la gente”; citó el jugador rojiamarillo en la presentación de la planilla florense para la temporada 2019 – 2020.

Esteban reconoce que en su radar está regresar a la Selección Nacional, sabe que teniendo un buen torneo contará con la confianza de Gustavo Matosas quien al final es el que toma la decisión.

“Trato de no hacerme una mala vida o guardar rencores. Para mí ha sido muy fácil, la gente es respetuosa conmigo, así que ha sido un proceso con altos y bajos. Creo que con más altos que bajos. Todo a su tiempo, soy un fiel creyente de que las cosas llegan a su hora, primero tengo que hacer lo que sé que tengo que hacer, después veremos qué pasa. Yo me veo ahí, pero el hombre es el que manda”; finalizó el nacional.

Lea también: Marvin Loría y Julio Cascante brillan con el Portland Timbers para enrumbarse a las semis de la US Open Cup