Motagua venció al Olimpia y se proclama bicampeón de Honduras

(EFE) El Motagua venció este domingo a su vecino y eterno rival, Olimpia, por 1-0 en el partido de vuelta de la final del torneo Clausura de fútbol y se proclamó bicampeón de Honduras.

El inicio del partido de la final fue retrasado 24 minutos debido a un fuerte altercado entre el entrenador de Motagua, el argentino nacionalizado hondureño Diego Vásquez y la seguridad privada del Estadio Nacional de Tegucigalpa.

Vásquez exigía el ingreso de su familia al terreno de juego, pero la seguridad del estadio le dijo que no era posible porque no estaban acreditados respectivamente.

La negativa molestó a Vásquez, quien derribó un portón de acceso a la cancha para ingresar junto a su familia, lo que causó un “zafarrancho” en el campo, donde hubo empujones, gritos y golpes por al menos diez minutos.

El Motagua alzó su decimoséptimo título en tanto que su vecino y más enconado rival, el Olimpia, que tiene en el banquillo al uruguayo Manuel Keosseián, aplazó su deseo de alcanzar su título número 31.

Arropados por su afición, los azules del Motagua ejercieron mayor dominio durante el primer tiempo, con escapadas del argentino Matías Galvaliz y el Edwin Rodríguez, quienes dieron mucho trabajo al portero del Olimpia, Edrick Menjívar.

El Olimpia, que tiene tres años consecutivos de no ganar nada, salió más incisivo, pero fallaba mucho en los pases y fracasaba también en su juego aéreo.

Los “leones” del Olimpia, que estaban urgidos del triunfo, salieron más incisivos, con jugadas por las bandas, pero sin claridad para definir frente a la portería del Motagua, que se mostraba más defensivo.

El paraguayo Roberto Moreira firmó al minuto 17 la anotación que dio el título a las “águilas” del Motagua.

En la segunda parte el Olimpia siguió buscando el arco rival para poner el marcador global 3-3 para forzar una prórroga, aunque finalmente la celebración fue del Motagua.

El flamante bicampeón empató 2-2 el partido de ida y se coronó con un 3-2 en el global.

Vásquez, natural de Mendoza, jugó como portero del Motagua siete temporadas, en las que ganó cinco títulos, y hoy obtuvo su quinto triunfo como entrenador.

El Olimpia, que es subcampeón, cerró como líder las dos vueltas regulares, mientras que el Motagua fue un digno rival que clasificó como tercero.

Lea también: Klopp: “He perdido siete finales, pero la afición es la que más ha sufrido”.