Racing de Santander, un histórico que vuelve al fútbol profesional

(EFE) El Racing de Santander, un club histórico del fútbol español, ha vuelto a la Liga de Fútbol Profesional, tras certificar su ascenso a Segunda División con el empate (1-1) logrado ante el Atlético Baleares en el pequeño, y sintético, campo de Son Malferit.

Los hombres de Iván Ania, tras empatar a cero en la ida, hicieron bueno el valor doble de los goles a domicilio, en un partido con poco fútbol, pero lleno de intensidad y tensión hasta el último suspiro.

El Racing, uno de los clubes fundadores de la Liga, con 106 años de historia, regresa así al fútbol profesional tras un calvario de cuatro temporadas seguidas en la categoría de bronce en las que ha vivido varios cambios en su Junta Directiva e, incluso, se temió con la posibilidad de que desapareciera.

Después de varios fracasos en las eliminatorias de ascenso y tras no lograr ni meterse en el playoff de ascenso la temporada pasada, el club pasó a manos de Alfredo Pérez, principal accionista del conjunto cántabro, que se marcó el objetivo de lograr el ascenso a Segunda y, en el corto-medio plazo, a Primera.

Así, Pérez ha dejado la parcela deportiva en manos del director deportivo, José Luis “Chuti” Molina, que ha confeccionado una plantilla con garantías para subir de categoría, y el técnico asturiano Iván Ania, que en su primera campaña en Santander ha conseguido el ansiado ascenso.

El club, que recientemente ha liquidado toda su deuda con Hacienda y la Seguridad Social, espera que el regreso a Segunda, y su intención de consolidarse en el fútbol profesional, suponga también la posibilidad de sanear sus cuentas gracias al aumento de los ingresos, especialmente a través de los derechos de televisión.