Diego Calvo aún tiene un sueño pendiente: “Quiero volver a la Selección de Costa Rica”

El media punta costarricense, Diego Calvo vive un segundo aire en su carrera y actualmente en España se posiciona como uno de los jugadores con mejor rendimiento en su escuadra, el CF Intercity quién logró su ascenso a la Segunda B de ese país y pelea arduamente por seguir escalando.

Diego se ha ganado el cariño de los aficionados de su equipo, tanto así que en Redes Sociales son reiterados los comentarios sobre una renovación.

Calvo quien en su momento fue seleccionado costarricense no ocultó su deseo de estar nuevamente en la tricolor, asegura que debe triunfar en su timonel para ser tomado en cuenta por el DT del equipo originario de Alicante, entonces así será tomado en cuenta por Gustavo Matosas.

“Quiero triunfar en el CF Intercity y volver a la Selección de Costa Rica”; aseguró.

Diego Calvo mencionó que lo más difícil de estar lejos de su hogar es la falta que le hace su hijo, además de su abuela y madre.

“Uno no puede estar contento con sólo lo que ha hecho. Mi hijo, mi familia, me hacen mucha falta, eso es un sacrificio que hay que hacer, cuando él esté más grande por supuesto lo va a entender”; finalizó.

CF Intercity forma parte de las divisiones regionales, que se refiere a las divisiones de más bajo nivel de la Liga de fútbol de España; por debajo de la Tercera División.

Cabe destacar que Calvo cuenta con amplia experiencia jugando el balompié internacional. Entre su curriculum, enlista algunos nombres como: el Goteborg de Suecia, Valerenga Olso de Noruega, Real Monarchs de Estados Unidos.

Mientras que su última estadía en suelo nacional formó parte del Puntarenas FC en Liga de Ascenso. En Primera División jugó para la Liga Deportiva Alajuelense, Pérez Zeledón, Deportivo Saprissa, entre otros.

Alicante es una ciudad y municipio de España, cuenta con 331.577 habitantes y es uno de los destinos turísticos más importantes del país español.

Lea también: Entre sismos y el tren más rápido del mundo, Danny Carvajal se siente pleno en Japón